domingo

El antisemitismo no es sólo un problema para los judíos; sino para toda la sociedad


Ha llegado el momento de desmentir un mito que no sólo ha dominado los titulares recientes, sino que ha envenenado el discurso público sobre el antisemitismo e Israel durante décadas.
Es sorprendente ver figuras de la izquierda dura de los británicos presumiendo espectro político para definir la relación entre el judaísmo y el sionismo a pesar de no ser ellos ni Judíos ni sionistas. Personas como Ken Livingstone y Malia Boattia afirman que el sionismo es separado del judaísmo como fe; que es puramente político; que es expansionista, colonialista e imperialista.
No está claro por qué estas personas se sienten capacitados para proporcionar un análisis de uno de los axiomas de la creencia judía. Pero quiero ser muy claro. Sus demandas son una ficción. Son una distorsión deliberada de una parte noble e integral del judaísmo. El sionismo es una creencia en el derecho a la autodeterminación judía en una tierra que ha estado en el centro del mundo judío durante más de 3.000 años. Separar al Sionismo del Judaísmo equivale a separar la ciudad de Londres de Gran Bretaña.
Basta con abrir un libro de oración diaria judía utilizado en cualquier parte del mundo y el sionismo saltará a la vista. Las innumerables referencias a la tierra de Israel son ineludibles y demostrativas. A lo largo de nuestra historia colectiva hemos anhelado la oportunidad de determinar nuestro propio futuro, para revivir una lengua antigua y volver a regocijarnos en nuestro amor por esta pequeña franja de tierra. El sionismo es un movimiento celebrado por gente de todo el espectro político, en todo el mundo, y no requiere la aprobación o no de las políticas particulares de cualquier gobierno israelí en cualquier momento.
Pero, para aquellas personas que, sin embargo, han tratado de redefinir el sionismo, que vilipendian y deslegitiman, les digo: Dejen de alucinar, ustedes están insultando profundamente no sólo a la comunidad judía, sino a muchos otros que instintivamente rechazan la política de distorsión y la demonización. Para aquellos que ansiosamente ejercen el vicio de hacer referencia al Holocausto con el fin de propinar la máxima cantidad de dolor y ofensa a los "sionistas", les digo: Usted está difundiendo esa antiguo e insidioso virus del antisemitismo.
Mira a tu alrededor. Hay muchas buenas personas en nuestra sociedad que ya no están dispuestos a soportar silenciosas tu invectiva venenosa, simplemente porque tú utilizas la palabra "sionista" o "Zío" en lugar de la palabra "Judío". Hay muchas personas que ahora están haciendo llamados y te obliga a responder por tu perjuicio. Hay muchas personas, de todos los sectores de nuestra sociedad, que exigen una mayor responsabilidad, en particular de nuestros políticos, para reprimir el racismo y el antisemitismo.
Los comentarios de los miembros superiores y de larga data del Partido Laborista, tanto judíos como no, evidencian la gravedad del problema. Todo el mundo está de acuerdo en que no debe haber lugar para el antisemitismo en nuestra política y dan la bienvenida a la consulta anunciada recientemente por la dirección del Partido. Y, sin embargo, me gustaría hacer sonar una nota urgente de precaución.
En los últimos días, hemos escuchado el antisemitismo en el Partido Laborista descrito como "una mancha" y como "ruido de fondo" para ser manipulados por los oponentes políticos de Jeremy Corbyn. No ha habido nada más desalentador en esta historia que la sugerencia de que esto es más de política y no se refiere al tema de fondo. El peor de los errores, tratar de abordar este problema como un ataque político que requiere una solución política.
Si esta investigación resulta ser no más que una tirita, diseñada para aplacar y difundir hasta después de las elecciones de esta semana, el problema seguramente empeorará. Jeremy Corbyn ha afirmado que su partido "no va a tolerar el antisemitismo en ninguna de sus formas" y tengo grandes esperanzas de que esta investigación va a cumplir esa promesa y ser seguido por una acción decisiva. Todos los partidos políticos comparten la responsabilidad para librar a nuestra sociedad del antisemitismo, pero no podemos alcanzar dicho objetivo con una postura política o promesas vacías de acción que nunca se cumplirán.
Los últimos 10 días han destapado un tema difícil, pero en todo caso, me siento optimista acerca de la manera en que este problema se ha recibido. Los Judíos están son comparados con frecuencia con el proverbio: "canario en la mina de carbón", una señal duradera cuando el mundo no esté cumpliendo con sus obligaciones en la lucha contra la intolerancia.
El antisemitismo no es sólo un problema para los Judios; se trata de un problema de toda la sociedad. No debe haber ningún rincón de Gran Bretaña hoy en que el antisemitismo puede estar al acecho.

Por: Gran Rabino Efraim Mirvis | Por: The Telegraph | Traduce: Yojanan Sarmiento
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.