domingo

En Madagascar, una comunidad entera elige ser judía

Por: Deborah Josefson | En: The Times Of Israel | Traduce: © estadodeisrael.com


ANTANANARIVO, Madagascar (JTA) - Una comunidad judía nació oficialmente en Madagascar el mes pasado, cuando 121 hombres, mujeres y niños culminaron el proceso de conversión en la remota isla del Océano Índico mejor conocida por sus lémures, camaleones, densas selvas tropicales y la vainilla.
La conversión, que tuvo lugar durante un período de 10 días, fueron el punto culminante de un proceso que surgió orgánicamente hace cinco o seis años cuando los seguidores de las diversas sectas cristianas mesiánicas se desilusionaron con sus iglesias y comenzaron a estudiar Torá.

A través del  auto-estudio y con la orientación de fuentes judías de Internet y la correspondencia con los rabinos en Israel, ahora rezan en hebreo [entonación sefaradí] y observan estrictamente el Shabat y los días festivos.

Las conversiones fueron facilitadas por Kulanu, una organización no lucrativa con sede en Nueva York que se especializa en el apoyo a comunidades judías aisladas y emergentes, pero fueron iniciadas por los residentes.
"Ahora que hemos vuelto a establecer el Estado de Israel, es el momento de volver a establecer al pueblo judío, especialmente en la diáspora," dijo Bonita Nathan Sussman, vicepresidente de Kulanu.
Su esposo, el rabino Gerald Sussman del Templo Emanuel en Staten Island en Nueva York, añadió:
"Estamos en el proceso de reconstitución del pueblo judío, que habría sido más numerosos si no hubiera sido diezmado por el Holocausto y si no hubiéramos perdido a millones de Judíos en los países árabes".
A partir del día 9 de mayo, los miembros de la comunidad se presentaron ante un Beit Din, o tribunal rabínico, convocado para la ocasión en el hotel Le Pave, en la capital de Madagascar. El tribunal compuesto por tres rabinos ortodoxos con ordenaciones: Rabí Oizer Neumann de Brooklyn, el rabino Achiya Delouya de Montreal y el rabino Pinchas Klein, de Filadelfia. Los tres pertenecen a un grupo de rabinos que sirven a las comunidades judías remotas y brindan soporte de conversión de grupos judíos emergentes.

Delouya, cuyo trasfondo es marroquí, habló con los conversos en su segunda lengua oficial, el francés, y también proporcionó influencias sefardíes para los cuales la comunidad Madagascar sienten una afinidad.
El proceso de conversión incluye inmersiones de todo el cuerpo en un río situado a 90 minutos de Antananarivo en coche, capital de Madagascar. (Deborah Josefson)
El proceso de conversión incluye periodos de intenso estudio de la Torá,  entrevistas realizadas por los Batéi Din e inmersiones de cuerpo completo en un río situado a 90 minutos en coche de Antananarivo. Una tienda de campaña privada fue construida a toda prisa al lado del río para la ocasión, y un ambiente festivo sobrevino mientras que los hombres, las mujeres y los niños, que varían en edad comprendido entre 3 a 85, hicieron filas para dar el paso al ritual.

Además, los hombres de Madagascar, que ya están circuncidados, se sometieron a "hatafat dam brit", el ritual que consiste en extraer una gota de sangre de la zona circuncidada, para afirmar su nueva fe.

El período de 10 días concluyó con 12 bodas judías y un simposio sobre las conexiones de Israel y Madagascar ofreciendo un discurso de apertura por Tudor Parfitt, un académico británico y experto en las tribus perdidas de Israel.

De hecho, muchos malgaches, como se conoce a los isleños, creen que son de origen judío o israelita, y que sus fundadores fueron marineros miembros de las diez tribus perdidas. La creencia en el "secreto de Madagascar" persiste a pesar de la evidencia de que la mayoría de los malgaches son de origen indonesio y africano.

De acuerdo con la tradición local, Madagascar es la tierra bíblica de Ophir y desempeñó un papel fundamental en el suministro de materiales de construcción para el templo del rey Salomón. Muchos también creen que el Arca de la Alianza y otros elementos rituales del templo están enterrados en la isla.

Incluso Prince Ndriana Rabarioelina, un descendiente de la monarquía Merina de Madagascar, afirma con orgullo su ascendencia judía. Le dijo a JTA que hasta el 80 por ciento de los malgaches puede reclamar raíces judías. Afirma que las porciones de las tablas, la vara de Moisés y una copia del libro de Daniel están salvaguardados por los descendientes de levitas en la región Vatamasina-Vohipeno de Madagascar.

Además, varias tumbas de Merina, incluidas las de su familia, llevan símbolos o letras hebreas, dijo.

Sin embargo, la evidencia de una presencia judía histórica en Madagascar es escasa, y los signos que se han podido encontrar datan aproximadamente del siglo VII, cuando los comerciantes de tierras árabes navegaban a la isla, o de los años 1500, cuando uno de los marineros portugueses podría haber sido un judío converso que estableciera un puesto comercial.

Madagascar, un país de 20 millones de personas, está lleno de misioneros. Alrededor del 50 por ciento de la población practica alguna forma de cristianismo, mientras que la mayoría de la otra mitad practica una fe animista indígena en la que ocupa un lugar destacado el culto a los antepasados. Aproximadamente el 7 por ciento de la población es musulmana.

Mientras que muchos malgaches fueron llevados al judaísmo a través del estudio del Tana''j y un sincero esfuerzo para acercarse a D'os, algunos consideran la práctica del judaísmo como un retorno a sus raíces y un derrocamiento de los últimos vestigios del colonialismo.
"Yo era una víctima de los colonizadores, ya que sabía que teníamos a los franceses aquí, y luego los comunistas y después los socialistas ... así que no tienen ninguna raíz más", dijo Mija Rasolo, una actriz que presenta su propiao talk show de televisión en las noche en Madagascar y tomó el nombre hebreo David Mazal". Así que me dije, por ahora voy a ser judía, debido a que funciona para mí. Me encontré con el judaísmo. Me encontré con mis raíces, Baruj Hashem ... Am Israel Jai! - el pueblo de Israel en vive".
Cuando los residentes de Antananarivo comenzaron a explorar el judaísmo, tres líderes emergieron para guiar a la comunidad naciente: Andrianarisao Asarery, conocido como Ashrey Dayves; Andre Jacque Rabisisoa, conocido como Peteola, y Fernando Jean Andriatovomanana, conocido como Touvya.

Ashrey es un ex pastor y cantante que trabaja como chef de repostería y es famoso en todo Madagascar por su programa de cocina en la televisión. Su padre es también un famoso cantante malgache. Está a favor de una versión más liberal y acogedora del judaísmo, conduce a una congregación de alrededor de 25, y lleva a cabo programas de radio sobre temas judíos y prácticas religiosas.

Peteola, un programador de computadoras, imparte clases de hebreo y emisiones de radio religiosas. Él tiene alrededor de 30 seguidores y favorece un enfoque místico y cabalístico al judaísmo. Él enseña conceptos de la Torá con Gematria, a través del cual se deriva el significado de los valores numéricos de las letras hebreas.

Touvya, un cantor autodidacta. Él conduce a su congregación de 40 en estricta observancia de la Torá.

Los tres han establecido sinagogas improvisadas en sus salas de estar, mientras que algunos servicios de oración también se llevan a cabo en un espacio proporcionado por el Instituto de Inglés. Los servicios se llevan a cabo generalmente en la casa de Touvya, que es lo suficientemente grande como para dar cabida a la mayoría de los miembros de la comunidad. Ya que llegar a veces puede ser problemático, porque no todo el mundo vive a una distancia razonable de la casa. La mayoría de los malgaches no tienen coches y dependen de sus pies para el transporte.


El proceso de conversión de los Judíos de Madagascar 'incluye inmersiones de todo el cuerpo en un río situado a 90 minutos de Antananarivo en coche, capital de Madagascar. (Deborah Josefson)
También han surgido diferencias inevitables en la congregación.

El movimiento hacia la conversión fue encabezado por Ashrey, que ejerce como presidente de la Comunidad Judía de Madagascar, que también es conocida como Sefarad Madagascar. Ashrey pensó que las conversiones traerían legitimidad al grupo, así como una mayor vinculación a los judíos del mundo.

Touvya y Petoula eran reacios en un principio a aceptar la conversión. Touvya en particular, sintió que la conversión era innecesaria porque creía que ya era judío.

Los miembros de la comunidad se visten con modestia y se esfuerzan por mantener el alimento kosher en una tierra que carece de la infraestructura adecuada para hacerlo. Sin un carnicero kosher, la mayoría come sólo productos de pescado, productos lácteos y vegetales.

Muchos observan la práctica de nidá, evitando las relaciones maritales o incluso l contacto mientras que una mujer está menstruando.

Sólo 30 personas fueron programadas originalmente para la conversión por Kulanu cuando llegó al lugar el mes pasado, pero el número en última instancia, se elevó a 121 cuando los miembros de la familia y la congregación de Touvya se unieron. Kulanu estima que al menos 100 más conversos potenciales viven en la comunidad.

Las conversiones son un irónico giro del destino, que se producen alrededor del 76 aniversario del Plan Madagascar. Puesto en marcha por la Alemania nazi el 3 de junio de 1941, que fue concebido como un método alternativo para lograr la solución final al deportar a los judíos europeos a Madagascar, controlada por Vichy. Esperando que la mayoría moriría en el camino, sucumbiendo a la enfermedad o a ser masacrados sin la supervisión internacional. El plan nunca fue implementado.

En su lugar, décadas después de que el Holocausto cobrara la  vida de 6 millones de Judíos europeos, un bolsillo de la nación africana se ha convertido en un lugar de renacimiento judío.
Share:

1 comentario:

  1. Una puntualización los mesiánicos si que siguen la torah y guardan shabat y las fiestas.

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.