viernes

Gran Bretaña se retira de Europa: El efecto del Brexit en Israel


Por Itamar Eichner (Ynet) | Traduce: Agencia Judía de Noticias
Gran Bretaña, que fue el primero en adoptar un boicot a los productos de los asentamientos, pero también mantuvo estrechos vínculos con Jerusalem, se retira de la Unión Euorpea, dejando efectos y consecuencias especialmente en Francia y Alemania. Si hubiera recesión en Europa esto afectaría a Israel, pero la noticia también tiene aspectos positivos.
Es difícil exagerar las consecuencias de la consulta al pueblo británico, que decidió a favor de la salida de la Unión Europea. En algunos grupos de derecha en Israel celebraron lo sucedido en el Reino Unido, suponiendo que un Consejo Europeo debilitado, sin uno de los países más importantes y poderosos, tendrá menos capacidad para ejercer presión sobre Israel en relación con el proceso de paz y la construcción de asentamientos.


A corto plazo, todo parece indicar que la UE estará más concentrada en sí misma y en lamer sus heridas que en Israel y la iniciativa francesa. Incluso a largo plazo, no es inconcebible que la salida de Gran Bretaña genere un debilitamiento de la Unión Europea que, de rebote, favorecerá la capacidad de Israel para maniobrar entre capitales. En otras palabras, la decisión británica debilitaría a Bruselas, donde se encuentran las instituciones de la UE, y fortalecería las capitales en las que la situación de Israel es un poco mejor. Es probable que el abandono de Gran Bretaña refuerce aún más a los países que ya son fuertes: Alemania y Francia. El fortalecimiento de Alemania, a pesar de las fuertes críticas de Angela Merkel sobre los asentamientos, es algo muy bueno para Israel.

Gran Bretaña era considerado un amigo de Israel en la Unión Europea, sin olvidar al mismo tiempo que fue el primer país que adoptó la demarcación de los productos de los asentamientos judíos. Desde este punto de vista, no es seguro que su salida sea algo bueno para Israel. El propio Cameron ya no estará en una posición de influencia muy pronto. La decisión del pueblo británico lo llevó a anunciar su renuncia en un dramático discurso.

En Israel hubo reacciones a lo sucedido en Londres y el ministro de Seguridad Pública, Guilad Erdan dijo que "la renuncia de Cameron es un hecho triste y lamentable, pero muestra su calidad de líder responsable y honesto y un verdadero caballero. Tuve oportunidad de conocerlo cuando era líder de la oposición, demostró una profunda amistad con Israel y así actuó a lo largo de sus años como primer ministro, y hace muy poco lideró una decisión muy importante contra el movimiento BDS en el Reino Unido".

También el ex ministro de Gideon Saar se refirió a la renuncia del primer ministro de Gran Bretaña. "Cameron, un verdadero líder, un ejemplo público, renunció en un noble gesto después de los resultados del referéndum. Llegué a conocerlo antes del regreso de los conservadores al poder en Gran Bretaña. Es un amigo de Israel y antagonista de los enemigos de Israel", expresó Saar.

Por otra parte, el Reino Unido sigue siendo la segunda economía más grande de Europa, miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y un país muy cercano a Washington. Y por lo tanto, también fuera de la UE el Reino Unido seguirá siendo un jugador importante en el ámbito internacional y eso es una buena noticia para Israel. Hay especulaciones de que incluso Gran Bretaña se sumará al Cuarteto Internacional para Medio Oriente, debido a que es un miembro permanente del Consejo de Seguridad, convirtiéndolo así en un quinteto.

La Unión Europea no puede permitirse un desprendimiento completo del Reino Unido, y viceversa. Así que, cuando pase la primera tormenta, seguramente encontrarán la manera de cooperar, con una nueva fórmula. La política de la UE respecto de Israel no cambiará, incluso si no le presta demasiada atención en el futuro próximo.

La salida del Reino Unido conducirá también al fortalecimiento de la derecha política en Europa y por tanto de la extrema derecha antisemita. La derecha europea exigirá referendos similares en otros países. Es posible que la participación europea en la lucha contra ISIS se reduzca.

Esta decisión del pueblo británico podría implicar un cambio en el orden mundial y hasta fortalecer a Donald Trump y sus tendencias separatistas. Si se desea volver al Estado-nación clásico, ésta es una declaración fuerte contra las uniones y las actuaciones conjuntas.

Desde el punto de vista económico, Gran Bretaña depende de la exportación a mercados internacionales. La UE es el mayor socio comercial de Israel y si entra en recesión, Israel sufrirá las consecuencias, sobre todo teniendo en cuenta que últimamente se había producido un declive preocupante en las exportaciones a Europa.

Pero en el corto plazo, se espera un resultado positivo para Israel, dado el hecho de que Gran Bretaña es uno de sus mayores socios comerciales. Después de salir de la UE, y del fin de los acuerdos que vinculantes de importación y exportación es posible que en el redireccionamiento de los recursos económicos resulte un beneficio para Israel. Es posible incluso que la UE cancele el comercio con Gran Bretaña, y ahí Israel puede entrar en escena con más fuerza.

Pero en el largo plazo no hay ninguna razón para suponer que la economía británica no se recuperará, e Israel trabajará con el Reino Unido para fortalecer las relaciones comerciales, consideradas ya ahora muy buenas.

Ron Prosor, que fue embajador de Israel en Gran Bretaña y Naciones Unidas, dijo a Ynet: "Gran Bretaña es conocida por su clima tormentoso. Los ciudadanos del Reino Unido comenzaron una tormenta cuyas consecuencias se harán sentir también aquí. Hay que respetar su decisión, y yo creo que la relación entre Gran Bretaña e Israel será fuerte y superará la tormenta actual".
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.