viernes

El ataque en Múnich y un recuerdo escalofriante: la masacre de Noruega

Anders Breivik es el neonazi que atentó contra las víctimas de Utoya (AP)
Anders Breivik es el neonazi que atentó contra las víctimas de Utoya (AP)
El 22 de julio de 2011, un neonazi identificado como Anders Breivik asesinó en la isla de Utoya, Noruega, a 77 personas desarmadas, provocando la mayor masacre en la historia de ese país. Cinco años después, tres personas no identificadas por el momento generaron su propia cacería en un centro comercial de Múnich.

Este viernes por la tarde, en el Olympia Shopping Centre de esa ciudad alemana, tres hombres asesinaron al menos a seis e hirieron a una docena de víctimas, según confirmó la Policía local. Según testigos, uno de los agresores germanos habría gritado mientras disparaba: "¡Extranjeros de mierda! ¡Soy alemán!".

¿Un siniestro "homenaje" a Breivik?

De confirmarse esta versión, el móvil del ataque terrorista no habría sido islámico, como se creía en un principio, sino de espíritu nazi. La fecha elegida por los agresores no habría sido casual, teniendo en cuenta el trágico aniversario que se recordaba hoy.
Esta mañana, Noruega recordó a las víctimas que perdieron su vida en la isla de Utoya. La primera ministra noruega, Erna Solberg, participó en los actos y dijo: "Es uno de los días más oscuros en la historia de Noruega". Esa jornada, Breivik asesinó a 77 personas, la mayoría adolescentes que pertenecían al Partido Laborista.
En 2012 Breivik fue condenado a 21 años de prisión por asesinato múltiple y terrorismo. La sentencia, sin embargo, podría ser extendida indeterminadamente hasta tanto las autoridades consideren que es una amenaza para la sociedad.
La masacre realizada por este neonazi traumatizó a gran parte de la población de 5 millones de noruegos. Se calculó que uno de cada cuatro habitantes de ese país conocían a alguna de las víctimas o alguno de sus familiares que murieron en Utoya.



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.