martes

La perversa resolución de la UNESCO ha sido archivada


La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) retrasaron el martes un voto polémico a un proyecto de resolución que pondría en entredicho los lazos históricos judíos a la ciudad vieja de Jerusalém.

La votación se pospuso minutos antes de que los procedimientos se iniciaran cuando las delegaciones palestinos y jordanos, que habían propuesto la resolución, no pudieron reunir los votos necesarios para asegurar su paso. No está claro cuándo van a proponer la resolución de nuevo.

Israel ha ejercido presión sobre los miembros de las Naciones Unidas para rechazar el voto, incluso en una carta el lunes por el jefe del Ministerio de Asuntos Exteriores, Dore Gold, y quejas verbales del primer ministro, Benjamin Netanyahu, después de una votación anterior de la UNESCO sobre Jerusalém en el mes de abril.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Emmanuel Najsón dijo a The Times of Israel que los diplomáticos del Estado judío habían trabajado duro para llegar a alcanzar este resultado.
"Israel está trabajando constantemente, tanto directamente como a través de los países amigos, para evitar la propuesta de la resolución, así como para asegurar que no alcancen una mayoría", dijo.
El proyecto conjunto de resolución palestino-jordano sobre "la ciudad vieja de Jerusalém y sus muros" se presentó a la comisión de 21 miembros, que se convocó para su reunión anual en Estambul, Turquía, julio 10-20.
Las paredes viejas de la ciudad y la Puerta de Jaffa. (Shmuel Bar-Am)
Las paredes viejas de la ciudad y la Puerta de Jaffa. (Shmuel Bar-Am)
El texto pide el regreso del Monte del Templo y de la mezquita Al-Aqsa a lo que llamó "el histórico estado quo" a raíz de la Guerra de los Seis Días de 1967, en virtud del cual la autoridad religiosa el Waqf jordano tenía el derecho de administrar todos los aspectos de los sitios "incluyendo el mantenimiento, la restauración y la regulación del acceso".

En virtud de acuerdos asumidos por Israel después de que capturó la zona, los no musulmanes tienen permiso para visitar el sitio, pero tienen prohibido orar. Los palestinos dice que Israel está tratando de cambiar esto, una acusación que el Estado judío niega rotundamente.

Una resolución similar adoptada por el Consejo Ejecutivo de la UNESCO en abril enfureció a Israel.
Director General del Ministerio de Asuntos Exteriores, Dore Gold
Director General del Ministerio de Asuntos Exteriores, Dore Gold, llega a la reunión semanal del gabinete en la Oficina del Primer Ministro, Jerusalén, 26 de junio de 2016. (Miriam Alster / FLASH90)
El complejo, que fue el lugar de los dos templos bíblicos, es el sitio más sagrado del judaísmo. Los musulmanes consideran el compuesto - que hoy en día alberga las mezquitas Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca - como el tercer sitio más sagrado del Islam.

Mientras a los Judíos se les permite entrar en el sitio, su servicio está prohibido bajo régimen instituido por Israel cuando capturó la zona de Jordania en 1967.

El sitio ha sido un punto focal de la violencia que aqueja en todo Israel en los últimos 10 meses, en medio de demandas por los líderes palestinos, se negó con vehemencia por parte de Israel, que el gobierno planea cambiar el status quo en el Monte del Templo. Unas 40 víctimas han muerto en ataques de terroristas palestinos perpetrados por medio de apuñalamientos, disparos y ataques con autos [atropellos intencionados].

En el documento de la ONU, se refieren a Israel en varias ocasiones como la "fuerza de ocupación", mientras que es acusado de causar daños en el sitio, la realización de excavaciones ilegales y obstrucción a que el Waqf jordano , que administra el sitio, realice reparaciones y renovaciones. El texto también se refiere a la plaza del Muro Occidental entre comillas, después de usar el término árabe Plaza Al-Buraq.

En el proyecto, los jordanos y palestinos acusan a Israel de "construcciones intrusas, construcción de túneles y excavaciones subterráneas" y "agresiones contra lugares de culto y oración".

La resolución de abril criticó a Israel por "excavaciones y obras" en el este de Jerusalém, y lo instó a dejar las "agresiones y medidas ilegales contra la libertad de culto y el acceso de los musulmanes a su santo lugar".

La resolución también acusó a Israel de "siembra de tumbas judías falsas en los cementerios musulmanes" y de "la conversión continua de muchos restos islámicos y bizantinos en los llamados baños rituales judíos o en lugares de oración judíos".

La resolución de abril, se aprobó por 33 estados del cuerpo 58 miembros, entre ellos Rusia, España, Suecia, Francia y Brasil. Estos últimos dos han dado marcha atrás, llamando a sus respectivos votos un error. Diecisiete países se abstuvieron, mientras que seis votaron en contra - los Estados Unidos, Estonia, Alemania, Lituania, los Países Bajos y el Reino Unido.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.