domingo

Momentos de pánico en la estación del tren de Jerusalem

Cuando los guardias de seguridad del sistema del tren de Jerusalém detuvieron a un hombre árabe palestino sospechoso cerca de una estación en la esquina de Yafo y el Rey Jorge, pasajeros y transeúntes se percataron de la perturbación - pero pocos comprendidas en el momento cómo por poco se evitó una tragedia, una que podría fácilmente tener a ellos entre los muertos y heridos.


Pero Rafael Sin-Shalom, un empleado en una tienda cerca que salió a compartir un cigarro con uno de los guardias de turno antes de que se frenó el ataque, tubo ante sus ojos la desagradable vista de la bomba que estuvo a punto de cortar tantas vidas.
"Salí a fumar un cigarrillo con uno de los guardias," Sin-Shalom contó al canal 2, "El guardia se dio cuenta del terrorista y le pidió que se identificara. Le dio instrucciones para que se quitara la mochila. El guardia, que es de origen druso, comenzó a hablar con él en árabe, y empezó a hacer un registro corporal. Entendí que esto no era algo de rutina, por lo que tiró la mochila [lejos del terrorista] hacia mí y se paró junto a él".
El guardia de seguridad y Sin-Shalom luego miraron dentro de la bolsa - y se horrorizaron al descubrir una bomba de gran tamaño.

"Nos fijamos en la bolsa, vimos el artefacto explosivo, y nuestros corazones cayeron en nuestros estómagos. Palidecí de terror y comencé a temblar. Empezamos a advertir a todos y gritar que había una bomba. No sabía hacia dónde correr. Le dije a la gente en la tienda que huya, y yo esperaba una explosión. Estaba seguro de que estaba a punto de morir".

"El guardia de seguridad también estaba aterrado. Arrojó el terrorista al suelo, le apuntó con su arma, y le advirtió que no se mueva. Estábamos muertos de miedo. La bolsa estaba justo entre mis pies".
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.