domingo

Las incoherencias de la izquierda atea tarde o temprano le pasarán la factura



Por Lic. Felipe G. Flores en exclusiva para estadodeisrael.com ─ El dicho popular expresa: “Quien muerde la mano que lo alimenta normalmente lame la bota que lo patea”, y esto no podría ser más cierto hoy con la izquierda antisemita a nivel mundial, la cual recurre a estratagemas de cualquier tipo con tal de demostrar el supuesto abuso de los israelíes hacia los palestinos.

Hemos visto fotografías de conflictos en Siria ser modificados con Adobe Photoshop y así pretender dar la impresión de haber sido soldados israelíes agrediendo palestinos, otras veces no han sido tan sofisticados, sino que por medio de la campaña mediática a la mejor usanza goebbeliana, simple y llanamente toman una fotografía o vídeo de otro país y nada más cambian un encabezado en las redes sociales; como las hordas mediáticas sedientas de sed y con un antisemitismo profundo, el cual disimulan muy bien, están deseosas del más mínimo traspié israelí, cuando observan la supuesta noticia de la agresión, no dudan ni un minuto en desenvainar sus espadas antisemitas para clavárselas a Israel, cual justicieros rectificadores del mal ellos fueran, o por lo menos así lo creen.

La experiencia personal de quien escribe estas líneas ha sido que una vez confrontados con los hechos, es decir, se les muestra la verdadera locación y época de la fotografía, no contestan, se hacen los molestos, o recurren a frases cínicas como, “bueno, quizás esta vez no sean ellos, pero los abusos sí se dan y son unos asesinos”.

Esta izquierda atea posee elementos muy interesantes, pues no se crea que es una izquierda de estudiantes pobres a quienes apenas les alcanza para comer. Se trata más bien de una izquierda de intelectuales, la mayoría profesores universitarios, usualmente de instituciones estatales, con buenos salarios, quienes una vez fueron descritos por Hobbes como aquellos que leen muchos libros y viven poco, o como se dice en los Estados Unidos de América, “book smarts”.
La paradoja es increíble, pues estas personas desarrollan un odio hacia el judío por éste no ser compinche de ellos, pero aman al islamista que ya porque les sonríe hipócritamente, les hace creer que eso es suficiente para considerarle una buena persona, tal parece que dentro del acervo de libros leídos por los intelectuales de la izquierda, les ha faltado leer “El Arte de la Guerra” de Sun-Tzu, donde el estratega dice claramente que el conflicto bélico se lleva a cabo a través del engaño. ¿No sería una sonrisa hipócrita por parte de quien nos desea la muerte a toda costa, una táctica de engaño para hacernos creer que él es nuestro amigo?.

No obstante el conocimiento del Corán de las élites académicas, obvian el hecho de que, contrario a muchos manuales religiosos en los cuales la mayoría de sus disposiciones y reglas están en desuso, la resurrección de las disposiciones coránicas por los extremistas islámicos están más vivas que nunca, y debería ser motivo de seguridad nacional el ordenar a las personas a cargo de la seguridad del Estado y de sus habitantes, el familiarizarse con el Corán de inicio a fin, para así entender cuál es la forma de pensar y el modus operandi de estos extremistas.

Para poder lograr esto debemos dejar de lado dos cosas:
Primero el antisemitismo que da lugar a la doble moral, la cual luego se convierte en un arma de doble filo, pues si un terrorista toma un coche y pisa el acelerador hasta el fondo y dirige al automotor contra civiles quienes esperan el autobús en Tel-Aviv, eso se considera como «un lamentable percance vehicular», pero si ese mismo hecho ocurre en Niza, Francia, ahí sí es catalogado como un acto terrorista.

En segundo lugar, Occidente, pero Europa sobre todo, podría aprender mucho de Israel en el tema del abordaje al problema del terrorismo, pues debido al aislamiento al cual Israel ha sido sometido, como paria, sobre todo y mayoritariamente por parte de Europa, le ha obligado a desarrollar la creatividad en cuanto a políticas públicas cercenadoras lo menos posible de libertades fundamentales, toda vez que logran detener y controlar simultáneamente a las células terroristas dentro del territorio israelí, así como a sus líderes y “lobos solitarios”, radicalizados por la propaganda islamista, sin recurrir a toques de queda ni otras violaciones a las libertades públicas como sí ocurre en otros países con menos experiencia en el manejo del tema del terrorismo.

Europa debe de actuar de una vez por todas, pues según los expertos en inteligencia, la radicalización de “lobos solitarios”, la cual parece ser la nueva modalidad de entrenamiento de los terroristas, se da en un corto periodo, tan rápido como en dos semanas, lo cual deja claro algo: El sufrimiento de los europeos está apenas comenzando y en tanto no tomen verdaderas acciones contra el terrorismo, Europa no descansará.

Lo más curioso de todo es que quienes serían los primeros en ser asesinados serían los ateos de la izquierda europea, por lo que si la izquierda realmente aprecia la vida, deberían de cambiar de objeto de persecución y enfocarse contra los extremistas islámicos y no contra los israelíes, pues a los no creyentes, o infieles, como despectivamente les llama el Corán, serían los primeros a quienes los fundamentalistas asesinarían. Como muestra de lo anterior les dejo con esta cita textual del Corán en la Surá 66, versículo 9: "¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas! ¡Muéstrate duro con ellos! Tendrán la jahannamu [infierno] por morada. ¡Qué mal fin...!".

Lic. Felipe G. Flores
Presidente de las organizaciones noájicas Fulvida Internacional y de la Fundación B'nei Noaj.
Abogado de profesión con 18 años de experiencia en el análisis del conflicto árabe-israelí.
Editor en medios de comunicación en Costa Rica.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.