miércoles

Peritos pisquiátricos concluyeron que Nisman "no sufría un síndrome autodestructivo"


Un equipo de psicólogos y psiquiátricas oficiales y de las querellas concluyeron que el ex fiscal Alberto Nisman que "no es imposible inferir que el occiso cursaba un síndrome o transtorno psíquico asociado a una conducta autodestructiva". Así concluye el informe agregado a la causa que investiga la juez del fuero penal ordinario Fabiana Palmaghini y al que accedió Clarín en fuentes judiciales. Los especialistas aclararon que no pudieron hacer una autopsia psicológica pero si “una aproximación psicobiográfica”.
El informe fue firmado por una junta de especialistas en psiquiatría y psicología integrada por los doctores Leonardo Ghioldi y Maximiliano Luna y las licenciadas Mónica Herrán y Adela Orggatti por el cuerpo médico forense y la licenciada Macarena Domínguez y Mei designada por la Gendarmería Nacional. El doctor Néstor Stingo y la licenciada María Cejas de Scaglia por la querella de la viuda de Nisman y jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado. A su vez, el doctor Mariano Castex participó en representación de la defensa de Diego Lagomarsino. El informe había sido pedido por la jueza el 14 de marzo pasado, es decir el equipo trabajó unos cinco meses.

La junta tenía como objetivo realizar un diagnóstico psico-psiquiatrico probabilístico de la víctima. Por tal razón, vieron el video de la escena de la muerte violenta, entrevistaron a personas del entorno del ex fiscal y examinaron la última entrevista que dio al programa A Dos Voces de TN. Primero, el informe cita bibliografía especializada sobre si se debe entrevistar a los deudos en forma inmediata o esperar entre dos y seis meses. En este caso, se esperó más de un año.

Sobre el método de análisis, señalaron que “se puede deducir que lo realmente efectivo de la autopsia psicológica no es la técnica en sí, sino la pericia del psicólogo/criminólogo para llevarla a cabo y esto se puede convertir en su mayor defecto o en su mayor virtud”.

Después de decenas de definiciones teóricas y citas a expertos como Edwin Shneidman, padre de la suicidología, debatieron sobre el perfil de Nisman. Sin embargo, los peritos señalaron que “no contando con elementos suficientes y científicamente válidos, no es posible arribar a un diagnóstico de personalidad, ni siquiera en términos probabilísticos; sin desconocer que en ocasiones se ha escrito o efectuado estudio, sin haber contado con el examen presencial”.

No obstante, sobre este punto señalaron que de las entrevistas a su entorno se concluyó que Nisman “era una persona ordenada y prolija, ciudadoso de su apariencia física y vestuario; exigente consigo mismo, y con los demás; dedicado prioritariamente a su profesión y función; ansioso, competitivo, reservado en sus afectos, con vida social mayormente referida a lo familiar; inteligente; estudioso y perfeccionista”. En otras palabras, tenía pocos amigos.

Como no se pudo hacer un autopsia psicológico por falta de información, se realizó una “aproximación psicobiográfica, que resultó circunscripta y condicionada por algunos aspectos a considerar. No se cotejaron por no contar con ellos, documentacion médica o de salud mental o testimonios de profesionales en esas especialidades que puedieran dar una opinión científica acerca del temperamento, momento actual y previo del occiso. El grupo de personas entrevistas no convivió con el occieso en las últimas 72 horas y en otros medió algún contacto telefónico (llamado o mensaje de texto). No nos fue posible inferir el entorno emocional inmediato y contexto y/o circunstancias tales como si estaba solo, acompañado y en este caso qué clase de vínculo se estableció en dicho momento (afectivo, violento, amenazante, reconfortante, extorsivo u otro)”.

En su parte final, luego de un extenso debate teórico, el informe dice que "del grupo de personas entrevistadas y de las constancias de autos que se analizaron, no es posible inferir elementos de valor psicopatológico que permitan deducir que el occiso cursaba -al momento de su muerte- un síndrome o trastorno psíquico asociado a una conducta autodestructiva".

El informe de 19 página fue firmado por todos los peritos con excepción de Castex -perito de Lagomarsino- que dará su opinión por separtado. La licenciada Herrán no firmó por estar de licencia médica. Este informe con pocas conclusiones por lo menos tuvo más consensos que el forense que terminó con pericias separadas y una pelea entre varios de los especialistas.
Agencia Judía de Noticias
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.