martes

Asesinaron a un testigo clave del caso Nisman


Un ex policía que fue testigo en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman y que debía declarar, fue asesinado por piratas del asfalto que quisieron asaltar el camión que vigilaba. Se trata del ex sargento primero Héctor Osvaldo Goncalvez Pereyra, de 50 años, dueño de uno de los teléfonos que se activaron al mediodía del domingo 18 de enero de 2015, cuando todavía no se sabía que el fiscal de la causa AMIA estaba muerto con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento.

La jueza Fabiana Palmaghini pediría en las próximas horas informes sobre la muerte violenta del ex policía, a quien había sido citado a declarar en los próximos días para ampliar su declaración como testigo clave en la causa por la muerte violenta del fiscal Alberto Nisman.

Según una versión policial, Goncalvez Pereyra fue asesinado la semana pasada cerca de Luján por piratas del asfalto que quisieron asaltar el camión con ropa Lacoste que custodiaba. Según fuentes policiales citadas por el diario Clarín, Goncalvez y sus compañeros fueron sido emboscados por cuatro autos lo que habla de una logística importante y que luego del ataque los asaltantes no se robaron nada. La jueza Palmaghini recibió un informe de la división Asuntos Internos de la Policía Federal con los detalles del ataque contra Goncalvez, a pesar de que se había retirado de la fuerza en el 2012 y ahora decidirá qué hace.

El ex policía federal tenía un teléfono que se activó en la red de extrañas llamadas de ese día entre ex espía Antonio Stiuso, su mano derecha Alberto Mazzimo, el ex director de Reunión Interior de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE), Fernando Pocino y el entonces jefe del Ejército, general César Milani. En el informe llama la atención un Nextel a nombre de Osvaldo Goncalvez Pereira, quien trabaja como custodia por el Grupo Exxel de Juan Navarro. Mazzino habla a ese teléfono y minutos después le contesta Stiuso. Fuentes judiciales sospechan que se trataría de un teléfono usado para triangular llamadas, una típica maniobra de espías. Las llamadas se originaron en el teléfono de uno de los custodios de Nisman, Luis Miño, quien habría sido informante de la SIDE, según una fuente judicial.
Las comunicaciones constan en un informe de la división Fraudes Bancarios de la Policía Federal que pidió la entonces fiscal Viviana Fein.

Esas conversaciones telefónicas fueron descubiertas gracias a que el fiscal federal Carlos Stornelli declaró en la causa que habló con Nisman horas antes de su muerte y que su celular tenía llamadas con un teléfono celular a nombre de Silvia Tomalini, la ex mujer de Pocino. Stornelli y Pocino fueron compañeros de estudios en la facultad de Derecho de la UBA y mantienen una relación de amistad.

Tirando de esa cabo es que se cruzaron los teléfonos de Stiuso, con los de Pocino y con los del ex director de Análisis de la SIDE, Mazzino, y se descubrió que el segundo tenía comunicaciones con un teléfono a nombre de la Jefatura 2 del Ejército, que usaba Milani, entre otros de jueces, ministros, legisladores y un canal de TV.

El 8 de setiembre pasado, Goncalvez Pereyra y los ex policías eran parte de un operativo de custodio a un camión Scania que llevaba ropa de la marca Lacoste, pero un grupo de ladrones tomó de rehenes a dos de los vigiladores y terminó tiroteándose con Goncalvez y Díaz. Los delincuentes lograron escapar y abandonaron el camión sin llevarse la mercadería, mientras que Goncalvez y Díaz recibieron tiros en el cuello y en la espalda, respectivamente, informó la agencia DYN. No es la primera muerte misteriosa alrededor del caso Nisman. Por un lado, en el 2013 el grupo Halcón de la policía bonaerense mató a un espía de Stiuso, el “Lauchón” Viale en un operativo antidrogas. Y luego de la muerte de Nisman, apareció el cuerpo de una mujer calcinado en la plazoleta que está frente a la torre Le Parc que, hasta ahora, no se pudo identificar.
Radio Jai | El Clarín
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.