lunes

Epitafio de 1700 años de antigüedad reveló información que sorprendió a los arqueólogos

Epitafio de piedra caliza a la "Judía Helene", traducida por el Profesor Lincoln H. Blumell de la universidad de Brigham Young (foto de Jaren Wilkey/BYU)
Un epitafio del tercer siglo para una mujer judía que vivía en Egipto ha sido recientemente traducido, después de su descubrimiento en una biblioteca de Utah.
La tableta de piedra caliza había sido etiquetada como un artefacto copto durante años hasta que fue traducido por H. Lincoln Blumell, profesor asociado en la Brigham Young University, que publicó sus hallazgos este mes.
"En la paz y la bendición Ama Helene, una Judía que ama a los huérfanos, [murió]. Durante unos 60 años, su trayectoria fue una de misericordia y bendición; en ello prosperó", lee el epitafio.
Este documento es inusual, ya que describe a la mujer, Helene, como una Judía, pero también utiliza el título honorífico de "Ama", que fue normalmente sólo se utilizado para describir a las monjas y otras mujeres cristianas distinguidas en el antiguo Egipto, de acuerdo con Blumell.
"He mirado en cientos de antiguos epitafios judíos", dijo Blumell, "y no hay nada como esto. Este es un hermoso recuerdo y homenaje a esta mujer".

Blumell encontró la tableta en una colección de artefactos griegos y coptos, que habían sido donados a la Biblioteca de la Universidad de J. Willard Marriott de Utah, en 1989.
Lincoln H. Blumell from Brigham Young University
Lincoln H. Blumell profesor asociado de Universidad de Brigham Young con el epitafio que tradujo (Jaren Wilkey / BYU Foto)
El epitafio ha sido fechado en algún momento del siglo III. Aunque esquelas mayores han sido descubiertas, ésta es única en mencionar la religión de Helene, y en el uso del título "Ama".

Otra característica inusual de este documento es la longevidad de Helene. Sobre la base de otras inscripciones de la época parece que la esperanza media de vida de las mujeres en el momento era de unos 25 años. Helene llegó a la edad de 60 años.
De acuerdo con documentos del censo de esa época, Helene fue una de sólo el 6 por ciento de las mujeres egipcias de esta época que vivió hasta esta edad. Más de la mitad de los hombres también morían antes de los 30 años.

La descripción de Helene como una "que ama a los huérfanos" puede estar relacionada con el hecho de que ella era Judía. La Torá menciona varias veces que no se puede maltratar a los huérfanos y a las viudas.

La Biblioteca Marriott recibió el epitafio de Aziz S. Atiya pero lo identificó como una "inscripción copta, que data de los albores de la utilización del alfabeto griego, no antes del siglo II, pero no más tarde de la tercera". Sin embargo, no estaba escrito en el idioma copto sino en griego.
"Recuerdo cuando la sacaron yo estaba en shock porque me reconoció de inmediato que era griego", Blumell a CNN . "Me pasé un par de horas mirando y empecé a transcribirla".
Luise Poulton, conservador de libros raros, dijo que fue etiquetada como una forma de inscripción copta durante 27 años hasta que llegó Blumell.
"El trabajo del profesor Blumell en esta pieza es tan satisfactorio como fascinante. El Dr. Blumell respecto a la pieza, nos ha dado una historia muy personal para poner a la piedra fría", Poulton , dijo en un comunicado de prensa de la Universidad de Brigham Young.
Blumell, que se especializa en el cristianismo en los períodos romano y bizantino publicó sus resultados en el último número de la Revista de Estudios sobre judaísmo.
Al tercer siglo siguió una época de gran agitación para el pueblo judío. El Segundo Templo fue destruido en el año 70 y fue seguido por la rebelión en Judea a partir del 115, durante el reinado del emperador romano Trajano. En Alejandría de Egipto, los Judíos prendieron fuego a la ciudad y templos destruidos y a la tumba de Pompeyo. La rebelión fue sofocada en el año 117 por el Quinto Marcio Turbo.

Alejandría, una vez que la comunidad judía más grande en el mundo, nunca se recuperó de la rebelión y dejó de ser un importante centro de influencia dentro del mundo judío, aunque algunos Judios permanecieron hasta los tiempos modernos.

El tercer siglo fue también un momento formativo y turbulento para la iglesia cristiana. El teólogo Orígenes nació en Alejandría en ese momento, y vivió allí hasta que fue expulsado en aproximadamente 230 por Demetrio, obispo de Alejandría.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.