lunes

“Error” presidencial en las Naciones Unidas

Barack Obama
A pesar del discurso de Barak Obama la semana pasada en la ONU que fue analizado de principio a fin, no ha habido ninguna referencia significativa a la forma en la que el presidente estadounidense se refirió a Judea y Samaria. El presidente estadounidense remarcó que Judea y Samaria son "tierras palestinas". Sólo la Organización Sionista de América (ZOA) ha respondido y protestado por la inexactitud en las palabras de Obama.

Obama dijo que "Sin duda, los israelíes y los palestinos estarán mejor si los palestinos rechazan la incitación al terrorismo y reconocen la legitimidad de Israel, pero Israel debe reconocer que no puede ocupar de forma permanente y colonizar la tierra palestina".
La ZOA comentó que "el uso del término «tierra palestina» prejuzga la cuestión de la soberanía y las fronteras, no es conforme al derecho internacional, que designa a Judea / Samaria como territorio no asignado, sin soberano reconocido".
Además, agregaron que "el uso de este término por el presidente es de naturaleza política, ya que de forma automática e injustamente designa al corazón bíblico, religioso e histórico del pueblo judío durante miles de años, antes de la conquista árabe de la región en el siglo VII, como pertenecientes a los árabes palestinos".
"Es bien sabido que existen demandas en conflicto con la tierra, pero también es importante tener en cuenta que Israel tiene más derecho en la ley que cualquier otra parte.

"Se destinó el territorio de Judea y Samaria para el establecimiento judío en 1920 en la Conferencia de San Remo. Esta decisión, consagrada en la liga del Mandato (de la Sociedad de Naciones) para Palestina confiado a Gran Bretaña que nunca ha sido reemplazado por un acuerdo internacional vinculante. por el contrario, se ha reafirmado en el artículo 80 de la Carta de las Naciones Unidas".

"Los estados árabes rechazaron la resolución de partición de 1947 de la Asamblea General de la ONU que pidió un estado árabe y un Estado judío que se creó en el territorio del Mandato Británico. Como resultado, nunca se llegó a ningún acuerdo sobre un Estado y las fronteras. Jordania, que invadió y se anexionó el territorio de 1948-1967 ilegalmente, renunció formalmente a su demanda al territorio en 1988".

"En ausencia de un acuerdo de paz, Judea-Samaria es un territorio no asignado en virtud del derecho internacional, no es territorio soberano de otro estado que Israel 'ocupa'.
"En consecuencia, Israel no está «ocupando ni colonizando tierras palestinas»; Israel permite a israelíes vivir, y la construcción de viviendas y comunidades en este territorio al que tiene una fuerte derecho, después de haber capturado el territorio de Jordania en 1967 en una guerra de autodefensa".

A lo largo de los últimos 100 años, Judea y Samaria han sido gobernados por los otomanos, el mandato británico, Jordania e Israel, pero nunca ha estado bajo control palestino.

La ZOA añadió que la autoridad palestina fue fundada en 1993, pero no obtuvo un control sobre las áreas con las comunidades judías y "los acuerdos de Oslo no prohíben la residencia y la construcción israelí en estos territorios, por el contrario, los acuerdos de Oslo prevén edificaciones israelíes y palestinas en una zona bajo sus respectivos controles".

"Oslo también enumera esto como un problema de estatus final, que se negociará por las propias partes, e Israel tiene el derecho de hacer valer el derecho de sus ciudadanos a vivir y construir en estos territorios hasta el momento en que se alcance un acuerdo de paz".
Share:

3 comentarios:

  1. barak obama es un musulman disfrasado de occidental, por eso piensa como musulman y no ve la realidad.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que se va pronto.-Se desenmascaro la final de su mandato

    ResponderEliminar
  3. Judea y Samaria sigue y seguirá siendo tierra de Israel, como que no conocieran la historia, esperar oír eso del presidente es como querer borrar la historia.

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.