sábado

Informe Especial: Los oscuros negocios de Mahmoud Abbas y sus hijos

Por: Yoni Ben Menachem | En: Israel National News | Traduce: Yojanán Sarmiento


La batalla por la sucesión en la Autoridad Palestina (AP) se ha vuelto muy elemental ya Mahmoud Abbas rechazó la petición de cuatro estados árabes - Egipto, Jordania, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos - de hacer las paces con su amargo rival Muhammad Dahlan. Algunos de esos estados quieren ver a Dahlan como el próximo presidente de la AP.

Aunque algunos de Fatah ven el rechazo de Abbas de la solicitud árabe como un acto de "suicidio político", Abbas no muestra signos de estrés. Ante la insistencia de Egipto y Jordania, temerosos de Hamas, suspendió las elecciones en los territorios y consintió en un retorno a Fatah de algunas de las personas de Dahlan. En lo que se refiere a Abbas, que ha cumplido con la mayoría de las solicitudes de Egipto y de Jordania. Sin embargo, aún así, no está dispuesto a tolerar a Muhammad Dahlan.
El primer ministro de la AP, Riyad al-Maliki afirma que las relaciones con los estados árabes están en perfecto orden.

Esta semana, Ahmed Qurei (Abu Ala), un miembro del Comité Ejecutivo de la OLP, reveló la forma en que Abbas se convirtió en presidente de la AP. Tal vez arroje luz sobre cómo es que el próximo presidente de la AP será designado en ausencia de elecciones en los territorios.

En una entrevista con la agencia de noticias palestina, Amad, el 10 de septiembre de 2016, Qurei dijo que él fue quien propuso a Abbas como candidato para el puesto y lo llevó ante Yasser Arafat en su lecho de muerte en la Mukata en Ramallah la noche antes de ser trasladado al hospital en París.

En la conversación Arafat no sugirió que Abbas debe ser su reemplazo; si bien tampoco pudo expresar oposición a Abbas, con quien había tenido fuertes desacuerdos en el pasado. La conversación fue amable, y la cuestión de la sucesión no se planteó en absoluto.

Qurei dijo que después de la muerte de Arafat, todos los miembros de la dirección de Fatah acordaron el nombramiento de Abbas como sucesor porque confiaban en él.

Los negocios de la familia Abbas
La amarga batalla por la sucesión dentro de Fatah y el hecho de que Abbas rechazó la solicitud de los países árabes en relación con Dahlan ha impulsado a las partes interesadas a revelar públicamente el nexo de poder-riqueza de Abbas y sus hijos. Altos funcionarios de Fatah y los países árabes sienten la debilidad política del presidente de la AP y ahora se está filtrando información a los medios sobre su corrupción gubernamental.

En un informe publicado el 11 de septiembre de 2016, el periodista egipcio Hussein Yousef del Al-Masri Al-Youm destacó la actividad comercial de Abbas y sus dos hijos, Yasser y Tareq. [2]

Si bien, su informe da una buena cantidad de información sobre el tema, las redes sociales palestinas ya han estado publicando diversos materiales sobre la corrupción de la familia Abbas durante mucho tiempo. [3]

El informe de Yousef describe el imperio empresarial de la familia, que se basa en las propias relaciones comerciales y sus relaciones con los estados y las grandes empresas de todo el mundo, todos los cuales benefician a los dos hijos de Abbas en lo concerniente a sus negocios.

Los dos hijos de Abbas poseen un consorcio de grandes empresas llamado "Falcon" que se ha hecho cargo de 'el comercio Cisjordania' y de su mercado de trabajo. Abbas apoya al grupo, y ha arreglado muchas condiciones favorables que les dan ventajas sobre otras empresas.

El consorcio Falcon tiene varias empresas que lo componen:
La empresa de tabaco y cigarros Falcon. La empresa Falcon de electricidad y mecánicas (que tiene sucursales en la llamada «Ribera Occidental», Jordania, y los Emiratos Árabes Unidos). Abbas ha reunido $ 890.000 en ayuda para ello. La compañía de medios internacionales Falcon. La sociedad de inversión en general Falcon , cuyas ganancias suman un total de $ 60 millones. La compañía de seguros Al-Mashreq, que tiene 11 sucursales en los territorios con una fortuna estimada en $ 35 millones. La compañía Al-Khayar al-Awal de proyectos y desarrollo, encabezada por Yasser Abbas.

Tareq Abbas es el vicepresidente de Asuntos Corporativos de la Compañía de Inversiones árabe palestina (APIC). También es Presidente de la Junta de Sky Publicidad, Relaciones Públicas y Gestión de Eventos de la empresa, vicepresidente de los Centros comerciales árabes palestinos, y Presidente de la Asociación de Publicidad palestina. [4]

El informe de Al-Masri Al-Youm afirma que la familia Abbas ha acumulado su riqueza a lo largo de muchos años y que Muhammad Rashid, que fue asesor económico de Arafat, dijo que Abbas se había apropiado indebidamente de una suma de al menos $ 100 millones.
Yousef afirma que Tarek Abbas ha pasado del contrabando de antigüedades de los territorios en el extranjero y se ha ocupado de la venta de terrenos y las concesiones comerciales.

¿Dahlan, Erekat, Fayad, Rajoub?
Dahlan alega que Abbas esconde en un lugar una suma de $ 600 millones de los $ 1.4 mil millones de dólares que el entonces primer ministro Salam Fayyad le transfirió después de la muerte de Arafat.

En una entrevista con el sitio web jordano Amon el 8 de junio de 2016, Dahlan dijo que era él quien había dispuesto trabajo para los dos hijos de Abbas con Fayad, con un salario mensual de $ 5,000, sin embargo, hoy su riqueza asciende a $ 300 millones. [5]

Estas cifras en dólares también explican por qué Abbas, a pesar de su avanzada edad, se aferra a su puesto y busca un sucesor adecuado que salvaguarde el imperio económico de sus dos hijos después de que se retire.

La corrupción de la familia Abbas es el tema de moda en los territorios. Está claro que quien suceda a Abbas tendrá que poner la casa en orden y limpiar la corrupción gubernamental.

En un primer momento, Abbas quería nombrar a su aliado de confianza Saeb Erekat, secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP, como su sucesor. Erekat, sin embargo, es considerado una figura que débil y carece de credibilidad y popularidad en los territorios, y que también habría servido a los intereses de la familia después de la salida de Abbas.

La oferta de Abbas de nombrar a Erekat encontró una fuerte oposición por parte de los miembros del Comité Central de Fatah dirigidos por Jibril Rajoub, quien se ve a sí mismo como el sucesor, y Erekat tuvo que declarar que renunciaba al puesto.

Desde entonces, el presidente de la AP ha estado buscando un candidato distinto para sucederle. Otro aspirante se rumorea que es el general Majid Freij, jefe de la Inteligencia General Palestina, que también es considerado un estrecho colaborador de Abbas. Hasta ahora, sin embargo, Abbas no ha hecho ningún movimiento para promoverlo, como nombrarlo vicepresidente de la AP. Al parecer, teme ir demasiado lejos en exacerbar los ánimos de la dirección de Fatah y los estados árabes, que quieren ver a Dahlan como el próximo presidente de la AP, algo que probablemente sería en detrimento de los hijos de Abbas en el futuro.

Notas
Este artículo fue publicado por primera vez en el Jerusalem Center for Public Affairs Institute for Contemporary Affairs, fundada conjuntamente con la Fundación de la Familia Wechsler.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.