domingo

Nueva exposición: En el valle de David y Goliat


Chiquita Levov- En el Museo Tierras de la Biblia de Jerusalém se abrió una nueva y emocionante exposición titulada “En el valle de David y Goliat” (el misterio de Qeiyafa) mostrando por primera vez al público importantes hallazgos arqueológicos. Para poder entender la magnitud de esta muestra y de los hallazgos, es importante recordar hechos históricos.

La exposición revela objetos de una misteriosa ciudad fundada hace 3.000 años que ha sido descubierta en el valle Ela y excavada durante 6 años. Un sitio conocido sólo por su nombre antiguo “Khirbet Qeiyafa”, y ya hay quienes la llaman “Shaarayim”, (dos puertas) mencionada en la biblia en la batalla de David y Goliat, figura ahí como una ciudad con doble entrada y esta ciudad es la única que los tiene. Estos hallazgos son sorprendentes y han convulsionado a la arqueología pues aparentemente responden a cuestionamientos sobre si David realmente estuvo aquí y quienes fueron los residentes, cananeos o filisteos.

Esta muestra exhibe los hallazgos de la ciudad que también conviene visitar, en el valle Ela y entre estos muchos con inscripciones del hebreo antiguo. Se hallaron por primera vez santuarios de culto ubicados en salas rituales, y lo más significativo una piedra tallada con elementos arquitectónicos muy acordes a las descripciones bíblicas del Templo del Rey Salomón y su palacio en Jerusalém.
El Prof. Yosef Garfinkel, del Instituto Yigal Yadin y de la Cátedra en el Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea, es el director de las excavaciones. Nos cuenta que fue Saar Ganor de la Autoridad de Antigüedades y el Prof. Michael Hazel la Universidad de Tennessee, quienes hace unos años declararon haber reconocido vestigios de que en ese lugar abandonado si se excavaba se hallaría la ciudad y comenzaron a excavarlo, pero tuvieron que medirse con la burocracia ya que había un proyecto aprobado para construir en ese lugar edificios de vivienda.

Las excavaciones se realizaron durante siete temporadas en el periodo 2007-2013. Todos los hallazgos fueron analizados con el carbono 14, lo cual reveló que realmente esta ciudad databa de entre finales del siglo 11 y principios del siglo 10 antes de Cristo. Ahora, 3.000 años después, y por esos hallazgos podemos conocer la vida cotidiana de las personas y todo ello es sin duda un gran logro arquitectónico. Los historiadores y arqueólogos sospechan que el Reino de David se había extendido al sur y que la ciudad ubicada en un monte, puede haber servido como un puesto de control sobre los filisteos. Sólo estuvo poblada por algunas décadas antes de ser destruida y abandonada en circunstancias desconocidas. Las preguntas y especulaciones que surgen de los artefactos han intrigado a historiadores y arqueólogos desde que la noticia de los resultados se hizo público. Es la evidencia física y la prueba de la existencia de una fortaleza de David en el valle de Ela.

El Prof Garfinkel nos explica que la ausencia de huesos de cerdo, la falta casi completa de la cerámica típica filisteo y la inscripción en hebreo antiguo, son signos que apoyan la teoría de que no podía haber sido una ciudad filistea. Ese tipo de hallazgos fueron encontrados en las excavaciones de Gat, Ashkelon y Ashdod por lo cual se sabe a ciencia cierta que eran filisteas. Además las dos entradas, una apuntando hacia Jerusalém y la otra apuntando a la ciudad Filistea, reafirman que es Sha’arayim. En el Museo se exhiben casi la totalidad de los hallazgos extraídos en este sitio, incluyendo utensilios de cocina, herramientas y armas.
Fuente: Aurora Digital
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.