jueves

Tomó D'os al hombre y lo puso en el huerto de Eden para...


El hombre no fue creado dentro del Huerto, sino que desde afuera, fue traído al Huerto.
Lo dice la Escritura en Génesis 2:15

Tomó El Eterno Todopoderoso al hombre y lo estableció en el huerto de Eden para cultivarla y preservarla.

Los colores con que he señalado algunas palabras tiene el propósito de que usted las pueda reconocer en las menciones que haré a continuación.

La palabra “
Tomó” no transmite de forma precisa lo que dice en la Escritura. En la que se utiliza la expresión hebrea “
ויקח”. Ésta expresión no equivale a “tomar contra la voluntad”. Sino que alude a un acuerdo previo entre las partes. Ésta expresión se pronuncia “vaiqáj”. Por ende involucra un conocimiento previo de las condiciones que rigen lo acordado y una aceptación voluntaria de ponerse uno bajo esas condiciones, en las que habrán requisitos y beneficios.
Encontramos también ésta expresión en el encuentro en el que Sarai acuerda con Hagar lo referente a un hijo para Avrám.
Génesis 16:3

Tomó Sarai, esposa de Avram, a Hagar la egipcia, su sierva...
En éste caso, por un tema de género la expresión es vertida en femenino: “
ותקח - vatiqáj”.

Y ya que he mencionado los asuntos relacionados al "género" en el hebreo. En Génesis 2:15, tal y como lo he señalado con el color
rojo, ocurre algo interesante.

La expresión Huerto en hebreo es vertida Ganáh [
גנה] en Isaías 61:11 en género femenino.

Sin embargo en Génesis 2:15 aparece en masculino, Gan [גן].
No obstante, lo que pareciera un error gramatical y que he señalado con rojo, arroja luz sobre ésta cuestión.
Ya que los verbos “cultivar” y “preservar” se encuentran en femenino, tal y como lo he señalado con el color rojo: “cultivarl
a” y “preservarla”.Por lo que, al parecer en el acuerdo previo a la introducción del hombre en el huerto había implicaciones más allá de lo físico. Un conocimiento previo de Adám respecto de las condiciones tanto en el plano físico como [más aún] en lo espiritual.

Dado que lo anterior en género femenino que es mencionado en relación al hombre antes de la introducción en el Huerto es
la Neshamá [Génesis 2:7], el “Hálito de vida” de las versiones en castellano.
Share:

2 comentarios:

  1. Muy interesante¡¡¡ Gracias. Ahora entiendo porq lo llaman el GAN EDEN. Un abrazo y HaShem los bendiga siempre.

    ResponderEliminar
  2. Excelente, sigan colocando estos temas tan interesantes para conocer más.

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.