miércoles

Austria: cementerio judío fue limpiado durante festividad católica

Voluntarios que trabajan en el cementerio judío Waehringer de Viena el 1 de noviembre de 2016. [Tina Walzer]
Voluntarios que trabajan en el cementerio judío Waehringer de Viena el 1 de noviembre de 2016. [Tina Walzer]
JTA - Mientras se preparaba para hacer un inventario de uno de los cementerios judíos más antiguos y menos conocidos de Viena, la historiadora Tina Walzer anticipó muchos giros genealógicas y retos arqueológicos.

Pero al entrar en el cementerio de Waehringer en 2008, Walzer vio rápidamente que antes de que pudiera comenzar su investigación, primero tendría que resolver un problema más elemental: Las lápidas estaban ocultas debajo de una maraña de espinas y enredaderas. Era como si la selva se hubiera tragado todo el cementerio de cinco acres.

En un país con una población judía que prácticamente había desaparecido tras el ascenso del nazismo, Walzer reclutó un pequeño ejército de voluntarios que no son judíos. Durante semanas de trabajo para revertir décadas de abandono en el cementerio en ruinas, cuya ecléctica colección de lápidas incluye algunos nombres de judíos prominentes que ayudaron a construir la moderna de Viena.
"Cuando terminamos de limpiar el lugar, no podíamos dejar que la vegetación crezca de nuevo y borrar nuestro duro trabajo", recordó Walzer, de 47 años, que es judía.
Con la ayuda de algunos amigos de la comunidad, se inició una limpieza anual. Ese año - y cada año - cientos de voluntarios limpian el cementerio Waehringer en el Día de Todos los Santos, el día de una festividad católica el 2 de noviembre, cuando millones de austriacos tienden ir a las tumbas de sus familiares.

Su campaña resultó en el primer estudio exhaustivo de un sitio del patrimonio importante de los judíos de Europa central. Y se convirtió en una de las iniciativas de base más exitosa y sostenida del continente para preservar tumbas judías desatendidas.

Este año, unos 250 austriacos no Judíos se presentaron el martes, siendo el Día de Todos los Santos, un momento en que los católicos celebran a los santos de la Iglesia, aunque el cambio de este año se debió a una programación (y no ideológica) de turno. Muchos llegaron con su propio equipo de jardinería en la mano y se reunieron a la puerta de madera pesada del cementerio de 233 años de antigüedad.
El proyecto se ha mantenido vivo, en parte, debido a la participación del Partido Verde local, así como los medios de comunicación nacionales que anuncian la iniciativa del cementerio judío cada otoño.

Algunos voluntarios se sienten obligados a venir - no sólo por lo que se hizo a los Judíos, sino también por lo que los Judíos sepultado en el cementerio de Waehringer hicieron por Viena.
"Es muy interesante leer sobre estas lápidas nombres que todo el mundo conoce", dijo Niki Kunrath, de 56 años de edad, Waehringer normal que comenzó como voluntario a través del Partido Verde.
Kunrath citó al constructor de ferrocarriles austríaco Heinrich Sichrowsky y la familia Epstein, los empresarios que ayudaron a construir la famosa carretera de circunvalación, un bulevar que la ciudad de Viena, un tanto subjetivamente coronó como "el más bello del mundo" y que alberga el palacio imperial, el Museo de historia de las Artes, el Museo de historia Natural y la Opera de Viena.

El Día de Todos los Santos es, para algunos voluntarios, una oportunidad única para admirar el lugar de descanso final, normalmente cerrado al público, con tales gigantes de la herencia austriaca, los equivalentes locales de Frank Lloyd Wright o el francés Georges-Eugène Haussmann.

En última instancia, sin embargo, los voluntarios como Kunrath se ofrecen voluntariamente porque "nadie más lo va a hacer", dijo.
"Las personas enterradas aquí no tienen a nadie porque sus familias fueron asesinados", dijo. "Por lo tanto, para mí, venir aquí y remover los espinos es más importante que encender una vela en las tumbas de mi propia familia".
Algunos voluntarios llevan a sus hijos para ayudar, pero el trabajo es arduo.

"Se termina con ampollas, pero debería estar bien porque yo estoy usando dos pares de guantes", dijo Andreas Öhner, un voluntario de 50 años de edad, que nació en el suburbio de Baden bei Wien de Viena. Al igual que muchos otros voluntarios, que considera el trabajo en el cementerio también como una forma de protesta contra el ascendente gobierno de extrema derecha de Austria.

En mayo, un político de izquierda venció al candidato presidencial de la extrema derecha, Partido de la Libertad - cuyos críticos lo acusan de fomentar el racismo y la veneración del nazismo - por un margen de 31.000 votos. Pero el voto fue anulado en medio de irregularidades, y una segunda elección está prevista para el próximo mes.

El éxito de la iniciativa Waehringer coincide con un gran avance en los esfuerzos para preservar los cementerios judíos en Europa, especialmente en la parte oriental del continente, en el que están especialmente amenazados por el vandalismo, robo y uso de la tierra no regulado.

En Ucrania, Polonia, la República Checa, Bielorrusia, Serbia y Moldavia, un programa piloto financiado por Alemania conocido como la Iniciativa Europea de cementerios judíos ha preservado al menos 70 cementerios desde su lanzamiento en 2015, con un presupuesto inicial si $ 1.35 millones. Pero incluso esa iniciativa, que también involucra a voluntarios locales, es mínima, teniendo en cuenta que el continente está salpicado de miles de cementerios judíos. De esos cementerios, el Consejo de Europa en 2012, dijo, están "probablemente" más en riesgo de profanación que cualquier otro.

Solo entre Polonia y Eslovaquia tienen más de 2.000 cementerios judíos, muchos de ellos en mal estado. Sólo el vallado de 1.400 para todos los cementerios judíos de Polonia costaría aproximadamente $ 32 millones, de acuerdo al rabino del país, Michael Schudrich.

Para Walzer, sin embargo, que ha pasado cientos y cientos de horas entre los caminos del cementerio Waehringer, el cementerio es mucho más que un alfiler en el mapa europeo de los cementerios rescatados. La diversidad de sus lápidas cuenta la historia de la comunidad judía de Viena, desde sus humildes orígenes sefardíes - reflejadas en lápidas que son poco más que losas de piedra - a los elaborados sepulcros en forma de templo de Judios favorecidos por la Reforma en el siglo 19.

El cementerio también tiene historias más oscuras, llenas de traición y crueldad, como la exhumación de 400 tumbas en 1942 por investigadores del Museo de Historia Natural de Viena, que manosearon los restos de Judíos prominentes en un intento de demostrar sus descabelladas teorías raciales. Los investigadores nazis fueron capaces de localizar los cuerpos con la ayuda de Benjamin Murmelstein, un rabino austriaco que es objeto de controversia por sus negociaciones de dar y recibir con nazis que condujeron a la muerte de algunos Judíos y al rescate de otros.

Después del Holocausto, sólo 200 de esos cuerpos fueron enterrados de nuevo en uno de los otros seis cementerios judíos de Viena. Nunca se han encontrado los 200 cuerpos restantes.

Un giro desagradable se produjo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la ciudad de Viena se negó a ofrecer la restitución de medio acre que fue arrancado del cementerio y se convirtió en una vivienda pública, con un estacionamiento adjunto, nombrado por el escritor austriaco-judío Arthur Schnitzler.

Sin embargo, incluso después de la mejora que supone Walzer y su equipo de voluntarios, el cementerio Waehringer todavía está en peores condiciones que algunos cementerios en los países más pobres de Europa Central, a diferencia de Austria, estaban bajo el comunismo.
"No puedo explicar con todo detalle, pero me parece conectado a una especie de expulsión intelectual del recuerdo de los Judíos de Viena", dijo ella, "una amnesia colectiva que aísla a muchos austriacos hoy del asesinato de 200.000 Judíos.
"Pero soy optimista de que esto cambiará en la medida que demos a la gente más partes de su propia historia".
Por: Cnaan Liphshiz | En: JTA | Traduce: Yojanán Sarmiento para © estadodeisrael.com
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.