jueves

Capturados tres árabes sospechosos de haber intentado quemar vivos a una familia judía

Asiento de bebé atacada por terroristas árabes
Más de un año después de un salvaje ataque terrorista en el que terroristas árabes [palestinos] intentaron quemar vivos a una familia que estaba en un coche fuera de Ramala que dejó a una niña de 3 años de edad moderadamente herida, el servicio de seguridad Shin Bet anunció el jueves que había detenido a tres hombres palestinos sospechosos de ser responsables del ataque.

El 23 de octubre de 2015, una pareja israelí conducía con sus tres niños pequeños cerca del poblado de Beit El, al norte de Jerusalém, cuando su vehículo fue atacado por un grupo de árabes con bombas incendiarias.

La hija de 3 años de edad, fue herida moderadamente, mientras que sus padres y dos hermanos sufrieron heridas leves. (En los informes iniciales sobre el incidente, la hija fue identificada incorrectamente como siendo de cuatro años de edad.)

El jueves, el Shin Bet reveló que habían capturado a los presuntos autores del ataque, como parte de una operación conjunta con las Fuerzas de Defensa de Israel y de la Policía de Israel.

Los sospechosos fueron identificados como: Khaled Badha de 43 años, del llamado «campo de refugiados» Kedura en Ramallah, que había ya estado en una prisión israelí por atacar a israelíes lanzando piedras; Abdel Majid Badra de 27 años de Beituniah y Louie Nimr de 34 años de el-Amari en Ramallah.
De acuerdo con el Shin Bet, los tres sospechosos dijeron a los interrogadores que el ataque incendiario había sido "parte de una serie de ataques terroristas llevados a cabo por asaltantes en la zona".

Durante el interrogatorio también revelaron al Shin Bet que "algunos de ellos habían previsto llevar a cabo un ataque a tiros", dijo el servicio de seguridad.

Un portavoz de la Shin Bet dijo que estaban listos para ser presentada dentro de los próximos días acusaciones contra los tres sospechosos.
"El servicio de seguridad Shin Bet, junto con la Policía de Israel y las IDF, continuará trabajando hacia el objetivo de exponer y frustrar las actividades de las células terroristas que llevan a cabo los ataques, en cualquier momento, incluso si ha pasado [algunos] años desde la ataque", dijo la agencia en un comunicado.
Share:

1 comentario:

  1. A toda esa gentuza que mejor sería que no hubieran nacido, el mejor castigo es la horca o la cárcel durante treinta años, y dedicados a trabajos de picar piedras. Tienen la mirada de estar drogados y en el interior de mucho miedo.

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.