viernes

Las 66 “milicias” que combaten a favor de Bashar Al Assad en Siria


Los combatientes extranjeros en Siria no están sólo entre las filas del Estado Islámico y de los grupos rebeldes que luchan contra el régimen de Bashar al Assad.
El dictador también cuenta con el variado apoyo de grupos foráneos: de hecho, las “milicias” extranjeras constituyen la gran mayoría de sus fuerzas.
Los números hablan claro. Según el reconocido analista Charles Lister, de las 66 distintas “milicias” que luchan a favor del régimen, sólo 18 -es decir, el 27 por ciento- son sirias.
Lister compartió además un interesante esquema que muestra en detalle cuáles son y de dónde llegan las “milicias” extranjeras favorables al régimen.
La coalición pro Assad cuenta con “milicias” de «Palestina», Líbano, Irak, Afganistán, Pakistán, Bahrein y Yemen.

Pero ¿por qué hay combatientes de estos países que apoyan al régimen?
La respuesta se encuentra en que el grupo dirigente que gobierna Siria desde hace más de cuarenta años es chiíta (a pesar de que Siria es un país cuya población es en mayoría sunita).
Y todos esos países también lo son.
Entre ellos, el más importante es Irán, aliado histórico del régimen sirio.
Cómo se ve en el esquema, Irán apoya al régimen con cinco distintas “milicias”, las más importantes de las cuales son las Guardias Revolucionarias y la fuerza Al Quds.
También hay varios grupos de Irak y Bahrein, los otros dos países en la región de mayoría chiíta.
Irán y Siria también son los principales aliados del movimiento libanés Hezbollah, que opera en el sur de Líbano y cuyo objetivo es la destrucción de Israel. Por eso, como muestra el esquema, Hezbollah está también entre las “milicias” que luchan junto a las tropas de Assad.

Esta alianza –Siria, Irán y Hezbollah forman la llamada "Media luna chiíta"– está enfrentada a las “milicias” y grupos rebeldes apoyados por Arabia Saudita y Egipto, países sunitas y firmes aliados de Estados Unidos.
Es importante establecer la diferencia entre esos grupos "moderados" y los de tendencia sunita más radical, como el antiguo frente Al Nusra, que representa Al Qaeda en Siria, o el Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).
Esta división entre combatientes de distintos países refleja la fractura que recorre todo el Medio Oriente entre la corriente chiita del islam y la sunita.
La división comenzó con la muerte del fundador del Islam, Mahoma. Pero se agigantó tras la revolución del ayatollah Khomeini en Irán, en 1979.

Fuente: Infobae
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.