viernes

Los judíos amazónicos prosperan en las profundidades de la selva peruana

Judíos de Iquitos en Rosh Hashana
La comunidad judía de Iquitos enciende velas en la víspera de Rosh Hashaná, 2016. (Facebook)
Después de que sus antepasados ​​viajaron a través del océano desde el borde del Sahara hasta el centro de la Amazonía, sus números actuales han disminuido a raíz de sombrías perspectivas económicas y el aislamiento geográfico. Sin embargo, el impulso mantiene latiendo a la comunidad judía de Iquitos, Perú.
"Nosotros como una comunidad en Iquitos estamos tratando de crear una vida judía, que no es fácil, porque no existen las condiciones para ello", dijo la líder de la comunidad Rebeca Abramovitz en una entrevista en español.

Situada en Loreto, región más al norte de Perú, Iquitos es la ciudad más grande en el mundo inaccesible por carretera. Los visitantes tienen que volar o llegar en barco a lo largo del río Amazonas.

Los Judios constituyen sólo una fracción de uno por ciento de la población de la ciudad, que contaba con poco menos de 440.000 en años pasado. La comunidad judía de Iquitos consta de alrededor de 70 personas, encabezadas por el presidente Jorge Abramovitz, el esposo de Rebeca. (También hay una población más pequeña de menos de 40 Judios en la ciudad de Pucallpa, al sur).

La comunidad de Iquitos no cuenta con un rabino, y se reúne para el culto en la casa Abramovitz. Sus miembros representan una fracción de los cientos de personas que alguna vez practicaron el judaísmo por las orillas del Amazonas.

Sin embargo, si bien sus números son pocos, su historia es muy interesante. Son los descendientes de los empresarios que salieron de Marruecos por la promesa de riquezas en la fiebre del caucho en el siglo 19. Su judaísmo ha sido revivido por las visitas a rabinos en el Perú, así como en Argentina, Estados Unidos e Israel y otros lugares. Algunos incluso han emprendido un nuevo viaje a Israel, donde han hecho aliá o están tratando de hacerlo.
Rebeca Abramovitz, esposa del presidente de la comunidad judía de Iquitos, Perú, prepara un pastel peruano tradicional llamado 'bolitas' ante la mirada de los miembros de la comunidad, en este mes de abril el año 2015 foto. (Facebook)
A principios de este año, un informe de los medios había pronosticado un futuro sombrío para la comunidad. Pero aquellos miembros que se quedan en Iquitos siguen practicando el judaísmo juntos, y se reúnen con regularidad para eventos tales como las Altas Fiestas. De este modo, conservan sus lazos con sus antepasados ​​que llegaron al Amazonas peruano hace casi 150 años.

El primer Judío en emigrar a Loreto fue Alfredo Coblenza, un Judío alemán que llegó a la ciudad de Yurimaguas, al suroeste de Iquitos, en 1880. En 1885, el primer año de la fiebre del caucho, los hermanos Pinto - Moisés, Abraham y Jaime - emigraron a Iquitos. Aunque sólo vivieron allí durante cinco años, "abrieron el camino para la llegada de nuevos inmigrantes", dijo Abramovitz.

El auge del caucho provocó una migración masiva de personas que representan diferentes países y religiones.

Rabino Ruben Saferstein, de Buenos Aires. (Foto: Facebook)

"Trajo empresarios y trabajadores del caucho de distintas regiones del mundo [a Iquitos], y entre ellos, llegaron Judíos de Marruecos", dijo el rabino Rubén Saferstein de Buenos Aires, que ha estado ayudando a los Judíos de Iquitos durante 15 años.

No fue un camino fácil. Judios de Rabat, Tetuán, Tánger y Casablanca llegaron a la ciudad costera brasileña de Belén do Para e hizo una caminata a lo largo del Amazonas - el segundo río más largo en el mundo, después del Nilo - más hacia el interior de Manaus.

A partir de ahí, dijo Abramovitz, "se dispersaron por toda la selva tropical del Amazonas peruano".

Iquitos, ciudad del Perú del boom del Caucho

"Hubo una enorme cantidad de dinero para hacer allí, en la industria del caucho en el Amazonas, en Perú y Brasil", dijo el rabino Andrew Sacks, director en Jerusalém de la Asamblea Rabínica de Israel por el Movimiento Masortí, que visitó Iquitos este último Pesaj.

Las mansiones de lujo pronto aparecieron en las calles de Iquitos, incluyendo la Casa de Fierro diseñada por Gustave Eiffel, cuya torre del mismo nombre en París ha ganado la inmortalidad arquitectónica. La Casa de Fierro sigue siendo un punto de referencia de Iquitos.
La Casa de Fierro de Iquitos en 1890
Foto de 1890 de la Casa de Fierro, que sigue siendo un punto de referencia de Iquitos hasta hoy. (Wikimedia commons / dominio público)
Pero el auge del caucho también tuvo efectos adversos. Una empresa con sede en Iquitos con un staff británico de directores, la Peruvian Amazon Company (PAC), fue objeto de informes críticos de Roger Casement, cónsul británico en el Perú. Casement encontró que la PAC abusaba de sus trabajadores indígenas. Después de la protesta pública, la empresa cerró en 1913.

La fiebre del caucho en sí se había derrumbado en 1912, debido a varios factores, incluyendo una caída en el precio del caucho; la aparición de zonas de producción más grandes, tales como Indonesia; y la llegada de caucho sintético.

Muchos Judios en Iquitos regresaron a sus países de origen - pero no todos.

En enero de 1909, había suficientes Judíos había comenzado con domicilio en Iquitos para establecer una comunidad oficial, la Sociedad Israelita de Beneficencia Iquitos.
Miembros de la comunidad judía de Iquitos, Perú, visitan la cercana selva amazónica, en el mes de noviembre de 2012. (Foto: Facebook)
En Iquitos, los Judíos alcanzaron el éxito en los negocios y la vida pública. Varios se convirtieron en alcaldes de la ciudad, entre ellos Víctor Israel (que también fue el primer presidente de la comunidad) y José Dreyfus. Algunas empresas fundadas - La Casa de Israel, Khan, y Cohen, junto con José Salomón y E. Strasberger.

Los Judíos que se quedaron después del boom estaban en una posición incierta. La industria del caucho que alimentó su comercio con Europa se había desvanecido, y su legado como Judíos estaba en duda.
"La gran mayoría de los Judios que vinieron [a Iquitos] eran hombres que no podían tener descendientes judíos porque no podían llevar a las mujeres judías como esposas, y se establecieron con las mujeres de la región", dijo Abramovitz. Sin embargo, agregó, "que, sin duda, trataron de mantener su identidad judía y transmitirla a sus hijos".
La comunidad judía de Iquitos celebra Purim
La comunidad judía de Iquitos celebra Purim
Cada año, dijo, los Judios de la región celebran Rosh Hashaná y Iom Kipur con sus servicios religiosos.

Pero su número se desplomó.

Abramovitz dijo que la emigración a la capital de Perú, Lima fue "masiva" en la década de 1950, y por la década de 1960, los centros de la vida judía en casi todas las provincias del Perú había desaparecido.
"Nuestra comunidad se mantuvo latente durante muchos años", recordó.

Una comunidad durmiente despierta

No fue hasta 1980 que la comunidad de Iquitos fue capaz de despertar.
Cuando varios miembros de la comunidad viajaron a Lima, capital de Perú, para tratamientos médicos en 1987, entraron en contacto con el rabino Guillermo Bronstein, rabino jefe de la Asociación Judía. Lima tiene la mayor población de Judíos peruanos (3000), y con cerca de 223 familias, la sinagoga de Bronstein es la más grande de la capital.

En una conversación vía Skype desde Lima, Bronstein dijo a The Times Of Israel que sintió "curiosidad" y que intercambió cartas con la comunidad de Iquitos antes de decidirse a visitarlos en 1991. Entonces, Bronstein encontró una comunidad de personas que quiso identificarse como Judíos, pero no eran reconocidos como Judios.
Jánuca en la comunidad judía de Iquitos
La comunidad judía de Iquitos se ilumina con velas de Janucá, Rabino Ruben Saferstein. (Facebook)
Como lo describió Sacks:
"Hay un gran porcentaje de personas en esa ciudad que tienen un abuelo o bisabuelo judío, [y ahora]son practicantes del católicos que recientemente se han conectado a una comunidad judía o con el mundo judío".
Cuando Bronstein hizo su primera visita a Iquitos, sentó las bases de la comunidad para confirmar formalmente su Judaísmo, individual y colectivamente. Los miembros se organizaron como una kehilá [Congregación], una comunidad judía de socios reconocidos por la República de Perú. Esto lo consiguieron alrededor de un año y medio más tarde, en 1994.

Bronstein luego ayudó a la kehila a prepararse para una conversión formal por un beit din, o corte rabínica. Este proceso llevó mucho más tiempo.
"Fue 11 años después de [mi primera visita]", dijo. "Fue muy difícil. No podía visitar allí [más de] dos o tres veces en 11 años. Les envié materiales, sidurim [libros de oración]. Ellos me escribían con noticias sobre su trabajo [preparación] ".
Rabino Guillermo Bronstein
Rabino Guillermo Bronstein habla en una reunión por el 70 aniversario de la Sociedad Bíblica Peruana. (Facebook)
Estos no fueron los únicos desafíos.
"La circuncisión era el más difícil de todos", dijo Bronstein. "Los adultos no tienen un mohel [circuncidador]". Y, agregó, un mohel se encuentra en Lima "no iba a ir por un mes a menos que se trate de 40 a 50 personas".
Para agosto de 2002, Bronstein había encontrado un mohel cualificado dispuesto a viajar a Iquitos. le siguió un Beit Din, asistido por el Rabino Claudio Kupchik del Templo Beth El de Manhattan Beach.
"Si no hubiéramos contado con la ayuda del rabino Guillermo Bronstein, no seguiría existiendo la comunidad de Iquitos", dijo Abramovitz.
Cerca de un siglo después de la llegada de los Judíos por primera vez a Iquitos, la kehila y sus miembros fueron reconocidos oficialmente. En los próximos años, la congregación se benefició de difusión por rabinos de otros países.
Rebeca Abramovitz sostiene el rollo de la Torá
Rebeca Abramovitz sostiene el rollo de la Torá, Iquitos - 2010. (Facebook)
En diciembre de 2004, Bronstein presidió un segundo Bet Din con su hermano Marcelo, que sirve como rabino en Nueva York, así como Saferstein, de Buenos Aires. Durante tres días, se evaluaron cerca de 180 candidatos de Iquitos y las regiones vecinas.

En febrero de 2009, la kehila recibió un rollo de la Torá más de 100 años de Rabbi Fabian Zaidemberg de La Asociacion Israelita de las Pampas en Argentina. David y Nilma Igdaloff, una pareja judía estadounidense, habían donado la Torá a Zaidemberg después de haber sido rescatado de la Alemania nazi.

Un tercer Beit Din se llevó a cabo en 2011. Y, así los Judíos de Iquitos siguen a redescubriendo y volviendo a conectarse con sus raíces, hay un creciente interés en hacer aliá [emigrar a Israel].

Obstáculos hacia la inmigración a Israel

La historia de la aliá amazónica es un despliegue que incluye a miembros de la comunidad que ahora viven en Israel como ciudadanos, miembros que desaen hacer aliá, y personas en Israel que aún no son reconocidos como ciudadanos israelíes.
Cementerio Judío en Iquitos
El histórico cementerio judío en Iquitos, abril de 2013. (Facebook)
El Ministerio del Interior ha reconocido a Iquitos como una comunidad judía y sus miembros como elegible para la aliá, pero tomó una "batalla larga", dijo Sacks, el director de la Asamblea Rabínica de Israel.

La mayoría de los inmigrantes de Iquitos viven en Ramla.
"El alcalde estaba feliz de recibirlos", dijo Sacks. "Hubieron programas sociales, de empleo. Ellos fueron absorbidos con el fin de tener más éxito".
Sin embargo, Sacks está contento con el Ministerio del Interior y su tratamiento de los Judíos de Iquitos que deseen unirse a sus compañeros Iquiteños en Israel.
"El ritmo de la aliá se ha reducido al mínimo", dijo Sacks. "Ha habido todo tipo de excusas. Me encontré con una serie de problemas".

Una petición al Tribunal Supremo

El Centro de Ayuda Legal para Olim, un proyecto del Movimiento Reformista en Israel, ha solicitado al Tribunal Supremo oír un caso que involucra a dos hermanas de Pucallpa que se convirtieron al judaísmo en Iquitos en 2011. Ellos han estado en Israel desde febrero de 2014.
"En este momento una de las dos hermanas de Pucallpa tiene una visa de trabajo después de que comenzó una relación seria con un israelí y, de hecho, ha dado a luz un hijo de él", dijo Nicole Maor, un abogado del Centro de Ayuda Legal para Olim. "La otra hermana está aquí sin estatus en absoluto, bajo la protección de una orden del Tribunal Supremo impidiendo su expulsión".
El Ministerio del Interior "ha argumentado que la comunidad en Pucallpa no era una comunidad reconocida en el momento de la conversión y, por tanto, aunque la conversión misma se realizó en Iquitos, se niegan a reconocerlos", dijo Maor.

La gran mayoría de Iquitenos han ido a vivir a Israel
El Tribunal Supremo está programado para conocer la petición en enero de 2017.

Cuando se le preguntó qué tan fuerte es el deseo actual es hacer aliá entre los Judíos de Iquitos, Sacks contestó:
"Casi todos los jóvenes tienen el deseo de salir. La oportunidad de avanzar profesionalmente y socialmente es muy limitada. Ellos buscan una segunda oportunidad en todas partes en los países latinoamericanos. Muchos se han ido, y de hecho irían a Israel".
"La selva no es un lugar agradable para vivir", dijo:
"Las oportunidades son bastante limitadas. Las personas se dan cuenta que son la tercera generación de un abuelo judío, o abuela, y que son elegibles para hacer aliá. Muchos lo hicieron, muchos se convirtieron al judaísmo y en última instancia recibieron el estatus de inmigrante. Alrededor de 150 se fueron a Israel".
De hecho, señaló, que la comunidad actual en Iquitos es "mucho más reducida, debido a la inmigración".

"La gran mayoría de la gente de Iquitos han ido a vivir a Israel", dijo Saferstein. "Hay algunas otras personas que están esperando para su proceso de conversión, y tienen el deseo de ir a Israel, también, para vivir allí".
Los Judíos de Iquitos sostienen una bandera israelí. (Facebook)
Los Judíos de Iquitos sostienen una bandera israelí. (Facebook)
Saferstein expresó la esperanza de que otro Beit Din visite Iquitos, en enero de 2017, pero dijo que se necesita asistencia económica para esto.

A pesar de las sombrías predicciones para el futuro de los Judíos de Iquitos debido a su población en declive, Bronstein, quien dirigió el primera Bet Din hace 14 años, es más optimista.

"Van a continuar con su identidad judía", dijo. "Ellos ya tienen una organización. Son más reducidos, pero creo que van a continuar. Incluso si tres, cuatro, cinco personas permanecen, tienen la estructura, la comunidad".

El año pasado, Sacks experimentó de primera mano esta comunidad.

"Cuando llegué al aeropuerto, probablemente la mayoría de la comunidad, alrededor de 40 personas estaban allí, con banderas de Israel, cantando, me daban la bienvenida", dijo.

Cuando se le preguntó si la comunidad se identifica como sefardí, dijo: "Muchos de ellos tienen un gran-abuelo que era sefardí (por lo general de Marruecos), pero los Judíos perdieron muchas de esas tradiciones. Han sido educado como judío, principalmente por rabinos Masortí. Por lo tanto, si bien tienen algunas melodías sefardíes, es en gran medida una mezcla".

En Shabat, dijo, "La enseñanza es idéntica a casi cualquier otro sinagoga."

Se unió a la comunidad en un Seder de Pascua en la casa Abramovitz, con pescado y opciones vegetarianas, "no hay pan en la mesa" y jaroset con sabor local.
La comunidad judía de Iquitos se reúne para la cena festiva el pasado Rosh Hashaná. (Facebook)
"Ellos hicieron todo Kasher", dijo.

Se observó una costumbre de la comunidad. Una bandera israelí decora en el fondo."todos los años hasta el último Judío de Iquitos que desee hacer aliá será capaz de hacerlo", dijo.

Más recientemente, la comunidad ha sido ocupada de nuevo, esta vez para las Altas Fiestas.

En una foto del 3 de octubre por la cena de Rosh Hashaná, más de 30 miembros de la comunidad se sentaron a comer en las mesas para dar la bienvenida al nuevo año 5777. Hay símbolos nacionales e internacionales - banderas peruanas e israelíes -, así como decoraciones religiosas y culturales, como recortes de shofarót y una estrella de David radiante.

A medida que los Judíos de Iquitos celebran el nuevo año, se demostró que, incluso en el aislamiento de la Amazonía, una comunidad judía puede sobrevivir. A pesar que sus números pueden ser disminuidos, chispas inextinguibles de la vida comunitaria continúan avivadas en el borde de la selva tropical.

Por: Rich Tenorio | En: The Times Of Israel | Traduce: Yojanán Sarmiento | © estadodeisrael.com
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.