jueves

“El mundo no boicoteará la alta tecnología israelí por los palestinos”

Eli Groner, el director general de la Oficina del Primer Ministro, 26 de enero de 2016. (Miriam Alster / Flash90)
El deseo de la comunidad internacional por la tecnología israelí supera con creces a su preocupación por el proceso de paz, dijo el director general de la Oficina del Primer Ministro (PMO) esta semana, con el argumento de que la reciente resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condena los poblados judíos en Judea, Samaria y Jerusalém Este eran simplemente un «blip» en el radar.

"Los países van a tener que decidir lo que es mejor para sus intereses: estar con Israel, o sin Israel", Eli Groner dijo a The Times of Israel en su oficina en Jerusalém. "Y no tengo ninguna duda de que para la gran mayoría del mundo occidental - y quizás más importante, el mundo menos desarrollado que quiere llegar a ser más occidental - Israel es parte de la solución, y van a preferir el paquete con Israel a la oferta del paquete sin Israel".
Desde unirse a la PMO en de mayo de el año 2015, Groner ha participado en innumerables reuniones que el primer ministro Benjamin Netanyahu ha llevado a cabo con los líderes de los países y las compañías multinacionales.
"Soy de la firme creencia, basada en mis dos años aquí en la Oficina del Primer Ministro y mi participación en numerosas reuniones, que estos países quieren trabajar con Israel, con todos los riesgos que ello conlleva. Ellos prefieren trabajar con nosotros que trabajar sin nosotros".
Groner, que creció en el estado de Nueva York y se trasladó a Israel cuando tenía 15 años, dijo que comparte la visión de Netanyahu de que la mayoría anti-Israel automática en la ONU va a desaparecer en los próximos años. La reciente votación del Consejo de Seguridad a favor de la Resolución 2334, no cambia la trayectoria que el mundo está adoptando cada vez más para con el Estado Judío, sostuvo.
"Creo que cuando se desarrolle la historia, verá que esto era un punto luminoso en la pantalla del radar", dijo de la resolución del 23 de diciembre que fue aprobada por 14 - 0 con la abstención de los Estados Unidos.
"Estos países quieren la cooperación económica con Israel. Y al igual que no se puede luchar contra las leyes de la gravedad, no se puede luchar contra las leyes de la gravedad económica. Sabemos lo que quieren estos países, que saben lo que necesitan y sabemos que podemos proporcionarles eso. va quedando claro para ellos que Israel es parte de la solución y no parte del problema".

La Resolución 2334 del Consejo de Seguridad determinó que las construcciones israelíes en Judea, Samaria y Jerusalém Este "no tiene validez legal y constituye una violación flagrante al derecho internacional" y pidió un fin absoluto a todas las construcciones en las áreas que Israel capturó durante la Guerra de los Seis Días de 1967, incluida Jerusalém este. Asimismo, instó a todos los Estados "a distinguir, en sus relaciones relevantes, entre el territorio del Estado de Israel y los territorios ocupados desde 1967" - el lenguaje de la resolución conducirá a un aumento de los esfuerzos de boicot y sanciones.
Groner no negó que el texto tiene elementos preocupantes, pero mantiene que Jerusalém sabe cómo superarlos.
"La reacción del primer ministro a la resolución del Consejo de Seguridad es un reflejo de la preocupación", dijo Groner. "Pero tenemos un liderazgo diplomático de primera y estamos haciendo todo lo posible para luchar contra esta decisión. Creemos que fue una muy mala decisión. Creemos que sienta las bases para políticas preocupantes que pueden derivarse de ello, y vamos a hacer todo lo posible para asegurarnos de que eso no ocurra".
Netanyahu, que ha reducido los lazos con los 14 países que apoyaron la Resolución 2334, dijo que planea trabajar con la nueva administración de Estados Unidos para "derogar la resolución en la ONU o cambiarlo".
Eli Groner, director de la oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu, se dirige a los periodistas en Jerusalén el domingo, 4 de diciembre de, 2016 (Miriam Alster / Flash 90)
Los mundos de la diplomacia y la economía se están fundiendo en uno solo, lo cual favorece de Israel, argumentó Groner, que tuvo una exitosa carrera en el sector privado antes de entrar en el gobierno.

"En las reuniones [diplomáticas] a las que asistí con el primer ministro - y ha habido muchas en el último par de años - la gran atención se centra en la tecnología israelí", dijo. Dignatarios extranjeros quieren saber cómo Israel puede ayudar a luchar contra el terrorismo y hacer crecer sus economías, dijo.
"Estamos en un mundo en el que estamos viendo que la diferenciación entre la alta tecnología y la baja tecnología está desapareciendo. Todo se está convirtiendo en tecnología, todo lo que se está digitalizando. Industrias enteras que vieron lo mismo hace 60 o 70 años están al borde de grandes cambios en: educación, atención sanitaria, viajes".
Y agregó: “Hay una frase: «De Sión saldrá la Torá». Pero vas a ver, «De Sión vendrá sucesivamente salud digital» y «De Sión saldrá vehículos autónomos». Eso es lo que es de interés para estas personas”.
A pesar de la percepción pública, la cuestión palestina juega un papel marginal, ni se menciona en absoluto, durante las reuniones del primer ministro, según Groner.
"Lo que estamos viendo en el mundo son las palabras clásicas de la diplomacia y las de la economía fusionándose", dijo. "Es mucho más difícil hoy en día hacer una distinción entre la economía y la diplomacia de lo que era hace 20 años. Hoy en día las conversaciones se mezclan, las necesidades se mezclan, y las soluciones van a ser mezcladas".
Israel sin lugar a dudas es una potencia tecnológica, pero no es único ni insustituible. “¿No le preocupa a Jerusalém que la comunidad internacional, cada vez más frustrados por las políticas israelíes que creen que impiden el progreso en el proceso de paz, en algún momento tratar de castigar a Israel mediante la búsqueda de alta tecnología en diferentes lugares?”
“Es cierto que Israel no tiene el monopolio de la buena tecnología, pero se esfuerzan por ser el mejor”, respondió Groner. Empresas como Apple, Google o Facebook podrían ir a otro lugar, pero deciden abrir una tienda aquí y contratar a cientos de israelíes, añadió. "No necesitan a Israel, pero todos acuden aquí. De hecho, tenemos una escasez de ingenieros porque muchos conglomerados internacionales principales vienen aquí a hacer sus actividades de R&D (Investigación y Desarrollo".
Share:

4 comentarios:

  1. Amo Israel y se que la mano de Dios esta con ese país así se le vayan encima todos los países que le quieran hacer daño, nadie los podrá sacar de su territorio porque Dios les determinó sus límites y por lo tanto ni la onu ni ningún organismo internacional lo lograran, y todos ellos terminarán como el faraón que los persiguió. Fuerza Israel.

    ResponderEliminar
  2. .-. Los palestinos y sus secuaces, piensan que cuanto menos sepan nadar mejor, ellos se meterán en los ríos más profundos.Les doy una buena idea,sigan sin mirar a nadie, cuantos más se ahoguen mejor.El hambre en Gaza se reduce y la maternidad también.

    ResponderEliminar
  3. Si los países árabes o musulmanes no hubieran tenido oro negro, hoy estarían muertos de hambre. Son los únicos en el mundo que viven constantemente con problemas y guerras. Para defenderse siempre se acuerdan de Ala, y para cometer asesinatos también se acuerdan de Ala.Y cuando se casan en la primera noche, se acuerdan de Ala, o se acuerdan de la vecina. Siempre estarán igual, masas incultas y tener calentadas las cabezas con Ala, para no pensar en otras cosas más importantes para vivir.

    ResponderEliminar
  4. Eli Groner, yo pienso como usted. La tecnología que tiene el pueblo judío es demasiado grande y todavía no se conoce alguna más. Deseo y creo que todo está en buenas manos y en la inteligencia de personas muy preparadas.El control de todas y de todos, debe de ser especial por el bien de todos.

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.