martes

La Intifada de Obama


En los últimos días de su presidencia, y gracias a su vendetta contra Israel ejemplifica en la traición en la ONU el 23 de diciembre (Resolución 2334) de 2017 se convertirá en el año de la Intifada Obama.

Intifada, es la palabra árabe [انتفاضة] para el acto de "sacudir". Es utilizada comúnmente en el contexto de un levantamiento armado de los árabes palestinos contra Israel. La primera Intifada comenzó en diciembre de 1987. Consistía en el lanzamiento generalizado de piedras y cócteles molotov contra soldados y civiles israelíes. La segunda Intifada comenzó en septiembre de 2000, y consistió en numerosos atentados suicidas por los árabes palestinos en autobuses y en otros lugares públicos, asesinando a más de 1.000 israelíes. Los Árabes denominaron a esta la Intifada de Al Aksa, dando a entender que su orquestación era proteger a la mezquita de Al Aksa. La más reciente ola de terror que comenzó en septiembre de 2015 ha sido apodada la Intifada de los apuñalamientos debido a la propensión a los árabes palestinos, entre ellos mujeres y niños, a usar sus propios cuchillos de cocina para matar y mutilar a decenas de israelíes.

Hoy en día, nos encontramos ante una nueva ola de amenazas e incitación que se conoce como la Intifada de Obama. Esta última encarnación estará marcado por tres elementos, y no es menos peligrosa para Israel en el presente, y posiblemente aún más en el largo plazo.

La gente de todo el espectro político en todos los EE.UU. e Israel, han llamado un “fracaso” a la abstención de Obama sin precedentes lo que permitió que una resolución duramente sesgada contra Israel sea aprobada. Sus manos tirando de las cuerdas para que esto suceda son evidentes, lo es también su venganza.

El resultado no será una mayor probabilidad para la paz, sino un impedimento, una posibilidad al rompimiento de la paz en el corto plazo. Obama ha envalentonado y fortalecido, incluso ha proporcionado la hoja de ruta para los terroristas, y otros que vilipendian y deslegitiman a Israel a cada paso. Han interiorizado que no tienen que negociar con Israel para anotar victorias diplomáticas. Todo lo que tienen que hacer es lloriquear sin cesar y amenazar sin cesar, y Obama, Kerry y los otros les dará lo que quieren.

Las intifadas anteriores se han caracterizado por pretender ser un levantamiento popular de clases. Sin embargo está claro que fueron  desatadas y/u orquestadas por líderes o terroristas de la Autoridad Palestina.

El primer elemento de la intifada de Obama es la premeditación. Es evidente que Obama estuvo involucrado en la elaboración de la resolución vengativa de la ONU y de las subsiguientes invectivas petulantes y tendenciosas de John Kerry. Eso por sí solo daña a Israel y causa un daño a largo plazo, y es razón suficiente para llamarla su vengativa traición de la undécima hora.

El segundo elemento de la Intifada de Obama es que proporciona una base sobre la cual la plaga conocida como BDS [Movimiento internacional por el Boicot, Sanciones y Desinversión contra Israel] tenga el impulso necesario. Eso es bastante malo. Sin embargo, con el objetivo de BDS para socavar y deslegitimar la existencia misma de Israel, y el desconocimiento de la mayoría de las personas a las que venden su veneno, la delgada línea entre el boicot a los productos de los "asentamientos" y todos los productos israelíes se vuelve invisible.

Añadiendo combustible a este fuego, la resolución de la ONU da un paso más allá y abre las puertas a un boicot de cualquiera que tenga algo que ver con las personas o empresas a través de la Línea Verde de 1967. Eso significa que los bancos, las compañías de energía, los hoteles, la luz y la industria pesada, tiendas de comestibles, y los que suministran, los que hacen cualquier cosa en esta área estarán en una lista negra. El daño a Israel es obvio, pero los árabes palestinos que se ganan la vida trabajando en este tipo de empresas, o que ellos mismos patrocinan, se verán perjudicados también.
El largo y profundo efecto dominó negativo de este elemento de la Intifada de Obama será profundo. El hecho de que también perjudicará a los palestinos económicamente y por lo tanto que sean más propensos a tener menos que perder en participar en el terror no puede ser subestimado.

Tercero, la intifada de Obama será, lamentablemente, causa de la pérdida de docenas de vidas humanas, cuando no de cientos o miles. Envalentonados por el apoyo que perciben ante la injusticia de la denominada ‘ocupación’, e inspirados por la incitación a la violencia directa o indirecta contra los israelíes de la Autoridad Palestina, una nueva oleada de terrorismo es ya prácticamente imparable.
Agravado por la competencia interna entre la OLP (Fatah) y Hamas, la violencia probablemente será energizada por cada uno tratando de obtener la ganancia política de la muerte de israelíes y árabes palestinos. Esto último no es nuevo. Pero el resultado será peligroso, sangriento, y triste, no obstante.

Es pronto para saber si la próxima ola de violencia que la Intifada Obama proyectará en un televisor cerca de usted estará formada por lapidación, atropellos con automóviles, puñaladas, atentados suicidas, o alguna nueva encarnación ideadas por las personas a quienes se enseña e inspira en su sociedad a odiar y matar israelíes. Sin embargo, está en camino.

Está llegando porque los árabes palestinos han sido llevados a creer por Obama durante su mandato, con la guinda del pastel de la resolución de la ONU y el ataque de Kerry en los "asentamientos", como lo que está impidiendo el logro de su independencia. Está llegando porque Obama apenas ha reconocido que es, de hecho, el terrorismo palestino el obstáculo para la paz, y mucho menos exigir que rindan cuentas. Está llegando porque una vez más, Obama ha ofrecido falsas esperanzas a los árabes palestinos aunque sólo sea por ver a los EE.UU. no apoyar a Israel, que su causa es justa. Está llegando por causa de la «cultura» de los palestinos de inspirar, apoyar, y financiar el terrorismo y violencia.

Uno podría pensar que la primera salva de la Intifada de Obama tuvo lugar la semana pasada, cuando un terrorista árabe palestino estrelló su camión comercial contra una multitud de soldados, asesinando a cuatro e hiriendo a 15. Sin embargo, desde el "castigo" de la ONU ha habido un aumento de otros intentos de ataques terroristas, como los apedreamientos a coches [conducidos por judíos].

El día después de Navidad, conducía con mi familia pasando el pueblo árabe palestino de Husan. Los conductores son entrenados para mirar hacia fuera por si hay niños jugando al lado de la carretera, que corren por la calle detrás de una pelota o algo más. Casi como si estuvieran llevando a cabo una captura, vi a tres chicos adolescentes árabes al lado de la carretera, recogiendo, blandiendo y tirando piedras a los coches que pasaban. A plena luz del día, nos arrojaron piedras, como si fuera tan común y normal como cuando se lanza una pelota de béisbol entre sí.

La lección que ellos y otros han aprendido de la duplicidad de este cero a la izquierda de Obama es que la violencia paga, y que no pasa nada si la expresan abiertamente, al igual que él, que apuñaló a Israel por la espalda en un foro mundial en plena luz del día.

Por: Jonathan Feldstein | En: The Times Of Israel | Traduce: © estadodeisrael.com
Share:

1 comentario:

  1. Que bueno que en esta vida lo que se siembra , se cosecha, y quien siembra vientos cosechara tempestades, ni crea este tipo que saldra bien librado de su maldad. Ya le tocara ajustar cuentas con el Dios vivo, el unico y verdadero Dios que guarda a Israel. Lastima por que arrastrara con su maldicion a toda su parentela.

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.