viernes

Londres: 4 judíos fueron atacados con gas protóxido de nitrógeno al grito de “Heil Hitler”

Imagen ilustrativa / Un judío ultraortodoxo pasa la sinagoga de Ahavas Torah en Stamford Hill, al norte de Londres, el 22 de marzo de 2015, después de un ataque antisemita allí. (Foto: AFP)
Fueron atacados con latas de gas por al menos un hombre que gritó "Heil Hitler" a ellos desde un coche en movimiento.
La policía arrestó a un sospechoso, Patrick Delaney de 19 años, quien admitió haber participado en el ataque la semana pasada en Tottenham, en el norte de Londres, informó el jueves el London Economic. Pero los cargos fueron rechazados contra dos individuos que estaban con Delaney en el coche, incluyendo a su hermano.
Delaney reconoció su participación en el atentado, en el que se arrojaron botellas pequeñas con protóxido de nitrógeno a Jeya Stern, su hijo, su hermano Simon Lemberger y un transeúnte, Abraham Law. Según los informes, los hombres en el vehículo también gritaron "Hitler viene por ustedes, Heil Hitler, Hitler Heil, Heil Hitler", según The Jewish Chronicle.
Shulem Stern, del grupo de defensa judío Shomrim, dijo:
"Sólo estaban haciendo su vida cotidiana, pero quedaron asustados por lo que sucedería después. El pueblo judío tiene que enfrentarse a este antisemitismo diariamente y visiblemente el pueblo judío a menudo son el objetivo de éstos ataques".
Delaney admitió el acoso racial agravado y será sentenciado en el tribunal de Wood Green Crown el mes próximo, anticipó el Chronicle.
Los hermanos de Delaney, Francis Delaney de 23 años, y Michael Doherty de 25, también habían sido acusados de participar en el incidente, pero la fiscalía rechazó los cargos por falta de pruebas.
El juez Witold Pawlak dijo a la pareja:
"Tenga cuidado al elegir sus amistades. Puede que hayas tenido un salida afortunada, no lo sé, y espero que aprendas de esta experiencia acerca de lo cuidadoso que tienes ser para no estar involucrado en bromas crueles y desagradables a expensas ajenas".
Por otra parte, la Unión de Estudiantes de la Universidad de Oxford, en un comunicado esta semana, reconoció que el antisemitismo es un problema en la universidad y se comprometió a abordarlo.
"Nos gustaría expresar nuestro compromiso de abordar el antisemitismo" y "recordar a los estudiantes de las estructuras de apoyo en su lugar para hacer frente a la cuestión", constaba en la declaración.
La declaración agregó:
"Nos gustaría particularmente reconocer las preocupaciones expresadas específicamente sobre el Sindicato Nacional de Estudiantes y el Club Laboral de la Universidad de Oxford".
En el 2014, la activista de derechos humanos africana Zuleyka Shahin, durante una campaña fallida para presidente de la Oxford Union, escribió en Facebook que "los hombres blancos judeocristianos" y "los Zio-hombres blancos" son "cómplices en la financiación de guerras y el genocidio social de mi gente".
Hubo informes de que los estudiantes del Labour club en 2015 cantaron sobre "cohetes sobre Tel Aviv" y acosaron a estudiantes judíos instaron a Alex Chalmers a dimitir como presidente del club y centró el intenso escrutinio mediático sobre el antisemitismo dentro del Partido Laborista bajo su líder Jeremy Corbyn. Un crítico de Israel que ha llamado a Hezbollah y Hamas sus "amigos".
Cuatro de los seis delegados de Oxford a la Unión Nacional de Estudiantes de Gran Bretaña el año pasado dijeron que su universidad debería desafiliarse del grupo nacional después de la elección de Malia Bouatia como su presidenta. Bouatia, estudiante de la Universidad de Birmingham, es acusada de justificar la violencia contra israelíes y oponerse a una moción para condenar al grupo terrorista Estado islámico por temor a que estigmatice a los musulmanes. También culpó a los "medios sionistas" por la opresión en el hemisferio sur.

Por: JTA | Traduce: Eduardo Rodas para © estadodeisrael.com
Share:

1 comentario:

  1. Y ELOHIM vendrá pronto a rescatar a su pueblo y a arreglar cuentas con los enemigos de ISRAEL

    ResponderEliminar

Se espera que usted use el formulario para comentar, evite incurrir en faltas al respeto.